La franquicia Fast and Furious ha estado circulando por todo el mundo, mostrando localizaciones muy diversas y exóticas, pero un lugar que no se ha visto en ninguna de sus entregas es Cuba. El director de la octava entrega, F. Gary Gray, acaba de regresar de un viaje en el que buscaba lugares para rodar y ha pasado por Cuba, según comunica una fuente a The Hollywood Reporter.

El embargo que Estados Unidos mantiene con el cercano país ha impedido a las superproducciones de Hollywood rodar allí durante más de cincuenta años, pero esto podría cambiar y Cuba podría volver a convertirse en escenario fílmico, si los responsables consiguen los permisos necesarios.

“Universal Pictures en estos momentos está tratando de conseguir el permiso de los gobiernos de Estados Unidos y Cuba para pensar en rodar una parte de la próxima entrega de Fast and Furious en Cuba”, declaraba un informe oficial de la productora.

Barack Obama recientemente puso en marcha un plan de acercamiento a Cuba y aligeró las restricciones que sufren los estadounidenses para viajar al país isleño. Se restableció la embajada norteamericana en el territorio, que llevaba más de cincuenta años cerrada. Todas estas nuevas políticas podrían permitir que se rodase en suelo cubano. Pero además de estos acuerdos entre los gobiernos, Universal habrá de obtener los permisos para filmar que se solicitan en cualquier ciudad.

Furious 8 se convertiría, por lo tanto, en el primer blockbuster producido por una major que se ruede allí desde que el embargo comenzara en 1962, pero antes de eso ya se habían filmado programas de televisión y películas independientes. En marzo de 2015, Conan O’Brien grabó uno de sus espacios nocturnos en La Habana y a principios de 2014, Bob Yari rodó su película sobre Ernst Hemingway, Papa, en los lugares del país que el escritor había visitado.

Por supuesto, el cine cubano y de otras nacionalidades de Latinoamérica, así como el cine español y las coproducciones entre países de los dos continentes, han utilizado la capital y muchos otros territorios cubanos como escenario durante todas estas décadas y no nos han faltado las oportunidades de disfrutar de la belleza de sus paisajes y de la idiosincrasia de sus habitantes en la gran pantalla.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir