Jeep trabaja duro en el desarrollo de la próxima generación de laWrangler, que se espera ofrezca cambios sustanciales en mejora de la economía de combustible. Tales ajustes están relacionados con la disponibilidad de motorizaciones diésel e híbridas.

Fiat Chrysler Automobiles (FCA) confirmó recientemente estos cambios en una presentación hecha para sus inversionistas, ocasión donde también señaló un retraso en los productos de Alfa Romeo y un aumento en la producción de SUV y pickups en otras marcas del grupo.

La nueva generación de Wrangler verá la adopción de un sistema híbrido, que recupera la energía de frenado y carga una batería que alimenta funciones auxiliares, como el aire acondicionado. El modelo híbrido gasolina-eléctrico estaría listo para 2022.

Otras iniciativas que tiene FCA para mejorar la economía de sus vehículos incluyen el uso de aceros ligeros y de alta resistencia, así como sistemas aerodinámicos activos para reducir la fricción; programas electrónicos de ahorro de combustible como la desconexión del eje y la dirección asistida electrónica.

La producción del nuevo Wrangler iniciará este año en la planta del modelo actual, en Toledo (Ohio, Estados Unidos) y saldrá a la venta en 2018.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir