Solo era cuestión de tiempo.

La base de datos robada de 32 millones de personas que usaban el sitio de internet de infidelidades Ashley Madison se abrió camino hasta llegar a la red. Y se busca con facilidad en varios sitios.

Solo ingresa un nombre o una dirección de correo electrónico y lo encontrarás si alguien se ha registrado en el servicio.

CNNMoney no está proporcionando un enlace a estos sitios directamente, pero pueden ser encontrados a través de los buscadores normales de la red… si sabes exactamente qué estás buscando.

Por lo general, la información hackeada es difícil de alcanzar o clasificar. Los archivos robados están publicados en internet profunda (la cual requiere un navegador web especial llamado Tor). Y están comercializados en plataformas de intercambios de archivos (las que también requieren de un software especial y que aceptes descargas dudosas).

Pero ahora cualquiera puede comprobar si su esposo o esposa le fue infiel… con solo llenar un formulario.

Alguien incluso creó un mapa de Google personalizado que muestra algunas de las direcciones de usuarios de AshleyMadison.com registradas en el sitio web.

Algunas personas fueron lo suficientemente insensatas como para registrarse con la dirección de correo electrónico de la compañía donde trabajan o la dirección del correo electrónico gubernamental donde laboran, lo que hace que sea especialmente fácil que se les identifique de manera concluyente. Nuestra rápida revisión encontró 6.904 direcciones relacionadas con el gobierno estadounidense y el gobierno canadiense, además de otras 7.239 en en el Ejército de Estados Unidos, 3.531 en la Marina, 1.114 Marines y 628 en la Fuerza Aérea.

Aun cuando es difícil verificar la exactitud de estas herramientas de búsqueda, al menos una herramienta, la cual busca por medio de dirección de correo electrónico, muestra resultados exactos. CNNMoney verificó esto al ingresar correos electrónicos de usuarios que ha verificado de manera independiente.

El peligro de ser expuesto es real.

Muchos de los infieles expuestos en este hackeo sirven en el Ejército de Estados Unidos, lo cual es evidente porque utilizaron direcciones de correos electrónicos que terminan con el dominio ‘.mil’. El adulterio, de hecho, viola el “Uniform Code of Military Justice” (Código Uniforme de Justicia Militar). Es un delito por el que puedes ser enjuiciado y que puede llevarte a un año de confinamiento y una baja deshonrosa.

¿Qué pasa con las personas que utilizaron Ashley Madison para buscar amoríos homosexuales? Lo usuarios del sitio web eran de todo el mundo y existen 79 países en donde la homosexualidad es ilegal. En Afganistán, Irán, Mauritania, Nigeria, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, el castigo es la muerte.

Una rápida búsqueda de un pequeño subconjunto de usuarios de Ashley Madison enumeraron a dos en los Emiratos Árabes Unidos. Es muy probable que sus direcciones sean legítimas porque estaban vinculadas con la tarjeta de crédito que utilizaron para pagar por el servicio, según uno de los investigadores del equipo.

Esto es de lo que Tim Cook hablaba a principios de este año, cuando dijo que no vivimos en un mundo en el que podamos asegurar la privacidad posterior de lo que publiquemos. La privacidad absoluta de los datos sigue siendo importante.

El hackeo de Ashley Madison incluye nombres de clientes, datos de tarjetas de crédito, direcciones físicas y preferencias sexuales. Algunos usuarios eran lo suficientemente inteligentes como para utilizar nombres falsos. Pero la información financiera es legítima. Y, al final, la información hace que sea fácil perseguir a alguien.

Una de las herramientas de búsqueda que te permite encontrar personas que utilizan el sitio web de Ashley Madison.

Esta información es sumamente reveladora. Por ejemplo, la base de datos muestra si una persona fue catalogada como un “hombre casado buscando sexo con otro hombre” con “alguien a quien le pueda enseñar” fantasías sexuales que busca a un “chico vecino”. O una “mujer unida en busca de sexo masculino”, con una fantasía de “nalgadas” en busca de “un Don Juan”.

Las fantasías sexuales enumeradas van desde las relaciones maestro/esclavo hasta vestirse con ropa del otro sexo y el exhibicionismo.

Este hackeo demuestra que es necesario que seas extremadamente precavido si vas a compartir tus más profundos y oscuros secretos. Usar tu nombre verdadero o tu información de pago es un peligro. Ningún sitio es impenetrable. Pocos sitios web poseen buenos estándares de seguridad. Incluso los grandes bancos estadounidenses utilizan seguridad de segunda categoría.

AshleyMadison.com tenía una peor. Como un enjambre de tramposos, durante mucho tiempo este sitio ha sido el antagonista de los cónyuges traicionados. Era un blanco inevitable para loshackers. Y la compañía detrás del sitio web, Avid Life Media, sabía que no podía proteger los datos de los usuarios.

Esa es la razón por la que en las letras pequeñas, Ashley Madison dice: “No podemos garantizar la seguridad o la privacidad de la información que usted proporciona a través de internet”. Compara esto con la noble promesa que hace en la página inicial de su sitio web: “Un servicio 100% discreto”.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir