Es un tanto difícil ir al cine y escuchar cómo “traicionaste” a Steve Jobs.  Daniel Kottke, un amigo de la universidad de Jobs y uno de los primeros empleados de Apple, dice que fue básicamente un accidente que él revelara uno de los mayores secretos de Jobs para el mundo: el hecho de que Jobs tenía una hija, Lisa. Según Kottke, Jobs se puso furioso.

Esa es la razón por la que dejaron de hablarse y es uno de los puntos centrales de la trama en la nueva película “Steve Jobs”.

Kottke, quien trabajó en el garaje de Apple probando placas de circuito, vivió con Jobs y con su novia de aquella época, Chrisann Brennan, en el verano de 1976. La amistad surgió del tiempo que pasaron en Reed College, donde Kottke dice que él y Jobs solían estudiar la espiritualidad y experimentar con LSD, antes de trasladarse a Palo Alto y construir computadoras.

Años después, en 1983, Jobs autorizó un libro acerca de su persona y de la creación de Apple. Le dio al escritor, el reportero de la revista Time Michael Moritz, acceso a muchas de las personas que fueron parte de Apple en sus primeros días, entre ellos Kottke.

“Recibo una última llamada de él: ‘¿Podrías aclararme una pregunta? ¿Es cierto que Steve Jobs tiene una hija llamada Lisa?'”, recordó Kottke. “Yo no lo dudé en realidad… Mi respuesta fue ‘Sí, seguro… tiene una hija llamada Lisa’. De verdad no sabía que lo estaba negando”.

El comentario se volvió parte importante de un artículo de la revista Time que fue publicado junto al libro de Moritz, así como un obstáculo insuperable en la amistad entre Kottke y Jobs.

Kottke dice que Jobs amenazó con despedirlo frente a al menos una docena de miembros del equipo de Mac por violar su privacidad. Kottke salió de Apple un año después, en 1984.

“Ni siquiera entendía por qué estaba tan molesto”, recuerda Kottke. “Ni siquiera sabía que él estuviera negando públicamente que era el padre”.

Para Kottke, el distanciamiento en realidad empezó años antes. En 1979, antes de que Apple empezara a cotizar en bolsa, Kottke dice que Jobs no quiso darle acciones de la compañía. Kottke era un técnico, y los técnicos no eran elegibles para tener participación accionaria. A la larga, dice Kottke, el otro cofundador de Apple, Steve Wozniak, le otorgó una pequeña cantidad de acciones de Apple.

Kottke dice que el recuerdo de la pelea aún es doloroso.

“Steve me trató mal; fue traumático en mi vida, pero también me sentía muy feliz de trabajar en Apple”, dijo. “¿Lo haría de nuevo? Bueno, esa es una pregunta complicada”.

Para el viejo amigo de Jobs, ver la película fue un shock en cierta forma.

“La impresión me duró un par de días después de ver la película… me sorprendió ver el personaje tan dominante en el que Lisa se convirtió”, le dijo a CNNMoney. “Ver eso me pareció muy gratificante”.

Aun así, la disfrutó mucho: “En general fue una caricatura… pero Aaron Sorkin hizo un muy buen trabajo”.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir