Al menos 31 millones de hombres buscaban engañar a su pareja en el sitio para infieles Ashley Madison, lo que no sabían, era que estaba lleno de perfiles femeninos creados por empleados.

El grupo de hackers Impact Team dio a conocer 10GB de información hackeada del sitio este mes, –que incluyen nombres, direcciones, perfiles y correos electrónicos– de más de 30 millones de cuentas registradas en Ashley Madison.

Un análisis del portal tecnológico estadounidense Gizmodo publicado este miércoles muestra que el sitio estaba dominado por hombres, pero la actividad de mujeres era prácticamente inexistente. Los usuarios, muchos de los que ahora sufren de extorsiones, pagaban por conocer mujeres que no existían.

Estos son los hallazgos presentados por Analee Newitz, editora de Gizmodo:

Ashley Madison contaba con casi 37 millones de perfiles, pero de ellos 31 millones 343.429 son de hombres y solo 5 millones 550.687 son de mujeres.

Había perfiles falsos. 80.805 compartían la dirección IP 127.0.0.1, conocida para quienes trabajan en sistemas computacionales como loopback interface, que indica que fueron creados en una computadora local de Ashley Madison. 68.709 de ellos son de mujeres.

Además 10.000 cuentas llevaban a un correo electrónico de Ashley Madison (con la terminación ashleymadison.com), de esos 9.000 son perfiles de mujeres y 1.000 de hombres o no está especificado el género. Este dato indica que probablemente fueron creados por empleados de la empresa.

La actividad de las mujeres era nula:

Solo 1,492 mujeres alguna vez revisaron sus mensajes en el sitio Ashley Madison, mientras que 20 millones de hombres lo hicieron al menos una vez.

Solo 2.400 millones de mujeres alguna vez participaron en un chat usando el sistema de Ashley Madison, mientras 11 millones de hombres alguna vez lo hicieron.

Solo 9.700 mujeres alguna vez respondieron a un mensaje de otra persona del sitio, mientras 6 millones de hombres lo hicieron. Este número es posiblemente mayor que el de mujeres que alguna vez revisaron sus mensajes porque era posible responderlos sin tener que conectarse al sitio.

Ashley Madison tenía cuentas de paga para hombres interesados en tener una aventura, mientras las mujeres que entraban al sitio no tenían que pagar nada. Pero de acuerdo con estos datos, probablemente muchos usuarios nunca cumplieron la fantasía que buscaban, por la que pagaban y por la que ahora quedaron expuestos.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir