Tres jóvenes empresarios aseguran haber resuelto un problema que hace que a los ciclistas les hierva la sangre… han inventado la primera bicicleta “inrobable” del mundo.

El robo de dos bicicletas de uno de los inventores impulsó a los antiguos estudiantes de ingeniería de Chile a que abordaran este exasperante delito. ¿Su solución? Crear una estructura que se desmantela y se vuelve a armar como un candado… todo en tan solo 10 segundos, según sus creadores.

Hecho a la medida en un elegante marco de acero, el tubo inferior de aluminio de la bicicleta se divide en dos para permitirle que el tubo del asiento forme un firme candado alrededor de cualquier árbol, poste o estacionamiento de bicicletas. La única forma de llevársela sería cortarla con una sierra… lo que haría que quedara inutilizable.

Además, la última semana fue importante para los jóvenes ya que colocaron su primera orden de producción para 300 de estas bicicletas.

Financiamiento colectivo

Después de diseñar un prototipo exitoso, Cristóbal Cabello, de 22 años de edad, Andrés Roi Eggers, de 23 años de edad, y Juan José Monsalve, de 24 años de edad, dejaron sus estudios universitarios para lanzarse de lleno al proyecto. Una inversión de 100.000 dólares de un fondo de empresa estatal alimentó la investigación y el desarrollo del producto, aunque recurrieron al sitio web Indiegogo para vender su primer lote de bicicletas …conocidas como Yerkas.

“Elegimos la financiación colectiva porque es la manera más fácil para hacer que el producto llegue a todo el mundo”, explica Cabello, director ejecutivo del emprendimiento. “Esta es una página web internacional bien conocida, y los clientes pueden pagar de forma segura con tarjeta de crédito. Esta fue la manera más segura de manejar el dinero”.

 

Los jóvenes empresarios vendieron 197 bicicletas en la campaña; aproximadamente la mitad de ellas fueron ordenadas por clientes en Estados Unidos. Una tercera parte de los clientes son de Europa y unos cuantos de Australia, Hong Kong y Nueva Zelanda. Solo el 15% de las bicicletas fueron vendidas en Chile.

“Pienso que es la cultura”, dice Cabello. “En Chile no tenemos la cultura de andar en una bicicleta para transportarnos al trabajo y a la casa, por lo que la infraestructura y los carriles para bicicletas no son buenos. Pero eso está cambiando”.

Cabello agrega que los clientes europeos y norteamericanos están dispuestos a gastar más en una buena bicicleta, porque la cultura del ciclismo ha estado en esos lugares durante más tiempo. El emprendimiento vendió las primeras 100 bicicletas a 400 dólares y luego aumentó el precio a 500 dólares. En el futuro se elevará a 600 dólares o más, dependiendo del lugar desde donde la compres.

La conclusión

No obstante, el costo de las entregas mundiales ha dejado a los fundadores de Yerka sin ninguna utilidad en esta primera orden. Cabello dice que el 50% del precio de venta de la bicicleta se usó para la producción y el 50% restante se usó para su distribución, administración y los costos legales de las patentes.

“Sabíamos esto desde el principio”, se ríe Cabello. “Lo que es importante es que la gente en todo el mundo conozca las Yerkas. Tenemos la esperanza de que alguien en Australia le diga a sus amigos: ‘Miren la bicicleta que compré’, lo cual en el futuro incrementará las ventas y, con optimismo, las utilidades”.

Mientras que la campaña de financiamiento colectivo fue una forma genial para probar el mercado global, enviar las bicicletas a los destinos lejanos no ha sido fácil. “Para un emprendimiento es muy difícil encargarse de todos los envíos debido a la logística y las tarifas en cada país”, dice Cabello.

Los componentes mecánicos de la bicicleta se fabrican en Taiwán; el marco de acero y las tijeras, en China continental. La manufactura se le ha confiado a una fábrica especializada en Shanghái, en donde los fundadores confían que obtendrán un producto de alta calidad.

Incluso eso no fue algo fácil. “Nuestra orden no era enorme y la fábrica produce 3.000 bicicletas al día”, dice Cabello. “Así que fue difícil encontrar productores que estuvieran dispuestos a hacerlo y a creer en nosotros, esperando que en un futuro colocaremos órdenes más grandes”.

Tomar las cosas con calma

La bicicleta puede alcanzar rapidez, pero en lo que respecta al plan de negocios para Yerka, la carrera se ganará de manera lenta y segura. El equipo ordenó 100 bicicletas extras que planifican vender en Chile, antes de dirigirse al mercado de Estados Unidos en el 2016. Ellos esperarán los comentarios de los clientes antes de aumentar la producción y dirigirse a los mercados mundiales.

Para ello, están buscando una inversión de 1 millón de dólares de financistas nacionales e internacionales.

“En los próximos cuatro años, nuestra meta es venden un contenedor de casi 300 unidades cada mes, a nivel mundial. Pero el objetivo más importante es que los clientes digan: ‘Esta bicicleta es genial. Nos encanta la bicicleta que nos vendieron y correremos la voz'”.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir