El Jeep Wrangler 2016 es el heredero de 75 años de experiencia y de historia, y uno de los íconos automotrices más duraderos de la historia. El Wrangler de hoy en día es el descendiente directo de los vehículos de reconocimiento GP de la Segunda Guerra Mundial fabricados por la desaparecida Willys-Overland a partir de 1941 por comisión del gobierno de los Estados Unidos.

Afortunadamente, Willys supo ver el potencial comercial del uso civil del GP, al cual el público ya había bautizado como Jeep y después del fin de la guerra puso a la venta versiones comerciales del indetenible todoterreno, al que llamaron CJ (siglas de Jeep Civil en ingles) que se convirtió en un vehículo muy popular. El Jeep resultó ser más duradero que su fabricante que desapareció en 1953 y hoy es propiedad de Fiat Chrysler Automobiles.

Visualmente el Wrangler retiene el espíritu y la líneas básicas de los CJ originales, que no hacen ninguna concesión a la aerodinámica y dan la impresión de rudeza que sus capacidades todoterreno certifican. Uno de los ejemplos hace explícito el ánimo por conservar aspectos tradicionales de Wrangler es su parabrisas plegable, una característica que seguramente no será muy utilizada por los usuarios, mucho menos cuando el vehículo es utilizado en los terrenos en los cuales exprime al máximo sus capacidades, como los pantanos de Miami en las que nuestro editor en jefe Jaime Gabaldoni probó la versión Jeep Wrangler Rubicon 2016.

‘Rudeza’ es la palabra clave en la propuesta de este vehículo. En su exterior resaltan guardafangos tan rústicos como resistentes, al frente el protagonismo es para una parrilla con siete aberturas verticales que otorgan identidad al automóvil, y también aparecen extensos radiadores prestos a mantener el enfriamiento y soportar los esfuerzos a los cuales puede ser sometido este off-roader.

En su interior también se respira rudeza, con materiales dispuestos para la resistencia, un panel de instrumentos sencillo y austero con indicadores mecánicos, y una pantalla táctil con un aspecto que definitivamente ‘antiguo’ cuando se le compara con lo que están haciendo otros fabricantes.

El Jeep Wrangler 2016 uenta con un único motor V6 de 3.6 litros, con 285 HP, tracción integral y transmisión automática de cinco velocidades (el fabricante también ofrece una versión manual de seis marchas). El modelo Sport llega con ruedas de 16 pulgadas, mientras que la versión Rubicon agrega ruedas de 17 pulgadas y las características del modelo Sahara, como aire acondicionado delantero con ventilas que se controlan manualmente, apertura remota de puertas sin llave, y espejos térmicos, entre otras.

El Jeep Wrangler 2016 es una exitosa actualización de la leyenda de Jeep, que por cierto se está vendiendo como pan caliente. El paso de los años lo han convertido en un vehículo mucho más civilizado que sus ilustres cestros. Quién haya tenido la oportunidad de manejar un CJoriginal sabe de lo que estamos hablando. Esto lo ha hecho mucho más apto para el manejo diario que cualquiera de sus predecesores, lo cual puede resultar algo engañoso, ay que un vehículo con un centro de gravedad tan alto debe ser manejado con mucho cuidado, especialmente en autopistas a alta velocidad. Afortunadamente la evolución del Wrangler ha dejado intactas sus capacidades todoterreno, lo que permite que la leyenda del Jeep perdure por una generación más.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir