Instagram no quiere que se le vaya la audiencia a otras aplicaciones y hará todo lo necesario para evitarlo. Si hasta ahora era posible ver las imágenes que compartían los usuarios de la red social a través de apps de terceros como Webstagram o Itsdagram, ahora la plataforma propiedad de Facebook va a cortarles el grifo.

Instagram está haciendo una gran limpieza a partir de la cual solo permitirá la existencia de aplicaciones para editar las imágenes de los usuarios. Las demás no podrán acceder a esa información porque la filial de Facebook cortará en este sentido el acceso a su API.

Los cambios en su política serán efectivos a partir del próximo mes de diciembre y los desarrolladores de aplicaciones de terceros tendrán de plazo hasta verano de 2016para que sus plataformas cumplan con las nuevas normas de Instagram.

De esta forma, la red social fotográfica por excelencia hará que todo aquel que quiera ver las fotografías de sus usuarios pase de forma obligatoria por la aplicación oficial. Así,Instagram encauza a toda su audiencia por el lugar que le es más rentable: su propia app, en la que ya se comparte publicidad.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir