Zachary Howard, ingeniero aeroespacial y uno de los artistas en la compañía de software Autodesk, ha realizado un experimento basado en la sinestesia, que es la asimilación conjunta o interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo, una condición en donde las personas que la experimentan pueden ver la música, percibir sensaciones gustativas al tocar un objeto e inclusive oler los colores.

Y esto último es lo que precisamente quiso experimentar de primera mano Howard, creando la máscara de la sinestesia, que es complementada junto con un sensor de dedo.

Su funcionamiento

Comienza cuando el sensor de dedo reconoce el color del objeto que señalamos, algo que puede considerarse ‘fácil’ o ‘simple’.

Ese dato se envía a un brazalete que conecta con la máscara, en donde se encuentra un pequeño procesador que realiza un análisis de los 3 colores colores primarios: rojo, verde y azul.

La máscara tiene tres tubos para las fragancias.

El procesador selecciona las fragancias que hay en 3 tubos que tiene la máscara –cada uno con diferente aroma– y la cantidad necesaria para su combinación, enviando el resultado a nuestras fosas nasales mediante el uso de ventiladores.

¿A qué huelen los colores?

El color rojo se asocia con el aroma del pomelo, el verde está ligado con el té verde y el color azul con el olor a lavanda.

El resto de colores, se generan con la mezcla proporcional de los mencionados colores primarios dispensados en la máscara, algo así como lo que hacen los monitores LED con los píxeles RGB.

Una pared de color gris, fue lo primero que tocó Howard y esto produjo una repugnante combinación de todos los olores.

¡Compártelo en tus Redes!

FuenteBBC Mundo
Compartir