La eterna tarea pendiente para la totalidad de smartphones en el mercado es prácticamente unánime: mayor duración batería. En el mejor de los casos llega a los dos días de uso normal, en el peor ni al final del día. Los prototipos actuales, en lugar de ampliarlas, van por otro camino: que se carguen mucho más rápido.

La tecnología no es precisamente “nueva”, algunos modelos como el Samsung Galaxy S6 ya incorporan una funcionalidad similar, pero no es tan efectiva como la nueva técnica de Huawei. Esta se basa en una batería de ion-litio de 3000 mAh (la del Galaxy por ejemplo tiene 2550 mAh) y que en solo 5 minutos se carga al 48%, la mitad.

Qualcomm ya lleva un tiempo experimentando e iterando con la Quick Charge Technology, tecnología de este tipo que se centran más en que el terminal esté repleto de energía en tiempos muy cortos antes que en que esa energía sea más abundante en primer lugar. No es perfecto, pero como solución promete.

Otro buen ejemplo es el Apple Pencil, solo 15 segundos conectado al puerto del iPad dan para media hora de uso. Todavía queda un tiempo para que el modelo de Huawei llegue al mercado, porque de momento es demasiado voluminoso, pero la batalla entre las baterías que duran mucho vs baterías que se cargan muy, muy rápido parece estar servido, como mínimo. [vía Huawei]

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir