En 1986 el bioquímico estadounidense y ganador del premio Nobel estadounidense Walter Gilbert, planteó una hipótesis que afirmaba que la primera molécula de vida sobre nuestro planeta Tierra podría haber sido Ácido Ribonucleico (ARN). A este enunciado se le llegó a conocer como “Hipótesis del mundo de ARN” de Gilbert.

Estudios recientes corroboran la hipótesis de Gilbert

Un estudio reciente, comprueba la hipótesis de Gilbert, pues por primera vez en la historia, un grupo de científicos logró presenciar con la ayuda de equipos de laboratorio, cómo se forma una serie de “ladrillos” fundamentales del ARN de forma espontánea a partir de “ingredientes” simples que se hallan disponibles en el planeta.

Ingredientes químicos simples dan origen a dos de los cuatro elementos básicos del ARN

La “Hipótesis del mundo de ARN” de Gilbert, ya planteaba la posibilidad de que ingredientes químicos simples pudiesen originar dos de los cuatro “ladrillos” básicos que componen el ARN, a saber: el uracilo y la citoquina. Esto quedó corroborado con este estudio realizado.

Experimentos

En esta ocasión, el experimento consistió en usar distintos ingredientes como la aminopirimidina, la cual tiene como precursores elementos que fueron detectados, incluso, en el cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko, hallado por la misión Rosetta de la ESA (Agencia espacial europea).

Se abren posibilidades

Uno de los científicos a cargo del estudio afirmó que éste les permite tener ahora un camino que le indica cómo utilizar moléculas simples que muy probablemente estuvieran presentes en la Tierra primitiva. 

El próximo reto…

Con estos nuevos hallazgos producto de estudios recientes, se ha dado otro paso. El siguiente reto es: unir los “ladrillos” del ARN para formar un filamento completo.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir