Vale como propósito de año nuevo: en 2016 dejarás de tenerle miedo a la computadora. PC, laptop o Mac, dejarás de mirarla con los ojos extraviados, en ese trance que puede ser de rabia y frustración o de pura y simple consternación.

Durante todo el año te estuvimos ofreciendo trucos para sacar el mejor provecho de ese aparatejo, amigo o enemigo, sin el que simplemente nadie parece poder vivir.

Déjate llevar de la mano con esta guía, que pretende limpiarte el camino de esos obstáculos que hacen que toda operación parezca más lenta de lo que debería ser.

1. Despeja la vía

Una mujer frente a una computadoraSácale partido con estos trucos.Primero vamos a liberarte de las cadenas que te tienen atado a la silla frente al router de tu casa… porque tu aparato no funciona en ninguna otra parte.Puede que no sea muy bonito o que amenace con romper el feng shui de tu casa, pero vas a tener que hacer algunos sacrificios, como ponerlo en medio de la habitación.

Luego asegúrate de usar el canal menos transitado. Para eso, echa mano de las aplicaciones que te permiten identificarlos.

Entre las más utilizadas se incluye WiFi Analyzer, para Android, que proporciona gráficos para ver qué canal está utilizando cada router y recomienda los mejores.

Otra es inSSIDer para Windows y Mac OS X.

Para cambiar el canal, se puede preguntar a la empresa suministradora o utilizar el manual de instrucciones, si es que el router es de nuestra propiedad.

Una persona con una tableta

Si no logras el objetivo, puedes recurrir a un repetidor de señal, que permita extrender el alcance del router a los rincones más remotos.

Y cuando ya te hayas subido a un tren de buena velocidad, no olvides proteger tu password.

2. Dale una oportunidad a eso que crees “una carcacha”

Ahora que ya despejaste la autopista, préstale atención al auto.

Pon a correr esa PC-laptop-Mac en el canal rápido… en el más rápido posible, en todo caso. Recuerda que no se le puede pedir a un Escarabajo que haga lo que un Fórmula 1.

Una mujer mirando una laptop con cara de desesperación

Las palabras clave son orden y limpieza.

Comienza por defragmentar el disco, borrar los archivos innecesarios (¿esas fotos tuyas de cuando eras bebé, no podría ir a un pen drive?), confrontar de una vez por todas esos virus y malware que andan por ahí espiando y molestando, ysuscribirte a aplicaciones web(dile adiós a Office, puede que no lo necesites).

3. Aprende a golpear esas teclas

En todo caso, ¿qué tan bueno eres al volante… es decir, con el teclado?

Seguramente conoces las combinaciones Ctrl + C para copiar texto y Ctrl + V para pegar.

Un teclado

Como éstas, el teclado está lleno de “caminos verdes”; atajos que permiten ahorrar tiempo si eres ágil con las teclas (y no tienes problemas de coordinación)

También vas a tener que ejercitar la memoria: los atajos de teclado para ciertas aplicaciones -como Facebook- cambian de navegador en navegador.

En otros casos, como en Gmail, tendrás que activar primero la opción de shortcutsantes de poder ponerlos en operación.

En fin, no vamos a dorarte la píldora: es un universo lleno detalles.

Pero se han visto casos de personas que han logrado dominarlo.

4. Navega a tus anchas

Desde su lanzamiento en 2008, la trayectoria de Chrome ha sido de un ascenso meteórico.

Millones de usuarios en todo el mundo -poco más de la mitad, de acuerdo con cifras de StatCounter- lo prefieren a Firefox o Explorer.

Si eres uno de los más de 700 millones de personas que optan por el navegador de Google, quizás sepas ya que puedes instalar aplicaciones para usar offline, como el procesador de texto o la hoja de cálculo Google docs.

Unas personas con un fondo de

También conocerás algunas tareas de mantenimiento, como limpiar la caché.

Cuando andas en busca de algo específico, hay todo un lenguaje del que puedes hacer uso para una operación más eficiente. Por ejemplo, si buscas esa historia que te fascinó este año en BBC Mundo, solo tienes que escribir “site:” antes del término que estás buscando.

Ah, y olvídate de la puntuación: no hace ninguna diferencia.

5. Entiéndete con el cartero

Hay maneras de hacer que tu correo de Gmail trabaje para tu equipo.

Por ejemplo, puedes silenciar esas cadenas interminables de conversaciones que no te interesan. Para eso, basta con ir al botón de “más” en la conversación y seleccionar “silenciar”.

Una pantalla de Gmail

O puedes responder en masa a esos correos de felicitación por tu cumpleaños. Para eso necesitas ubicar la opción de “respuestas en masa” en Google Labs.

¿Te equivocaste con un correo que enviaste? Puedes hacer que el cartero se devuelva. De nuevo, es algo que puedes activar en Google Labs.

Pero, en cualquier caso, solo tendrás unos segundos para “recoger la cuerda” y mandar ese mensaje fatídico.

Son muchos los problemas que te puedes ahorrar con un poco de conocimiento…

6. Ahora cuéntaselo a todos

…vía Whatsapp, la aplicación para chatear más popular del mundo.

Pero primero, aprende cómo evitar que todo el mundo sepa si estás activo o hace cuánto tiempo estuviste en el chat (lo cual es más fácil de hacer si estás en Android que en si estás en iPhone).

Símbolo de Whatsapp

También puedes recuperar conversaciones borradas (hay que desinstalar y volver a instalar la aplicación) y evitar que las fotos y videos que se bajan automáticamente se coman tu paquete de datos (hay que desactivar el “media auto-download” en los “settings”)

Otra función que cierra el círculo (entre tu teléfono y tu computadora) es aquella que te permite mandar los mensajes de chat a tu computadora. Para ello necesitas de una aplicación adicional.

7. ¡Y tómate una foto disfrutando de tu éxito!

Le metiste el acelerador a tu conexión wifi, aprendiste cómo hacer que tu computadora trabaje más rápido, eres un maestro de los atajos del teclado, te sabes todos los trucos de Chrome y Gmail y, por si fuera poco, manejas tus mensajes de chat en el teléfono o en la computadora…

¿Qué te queda por hacer?

Una fotografía con reflejo

¡Tómate el selfie de la victoria!

Eso sí: que sea como un profesional.

Evita los molestosos reflejos tomando algunas medidas preventivas, como escoger bien el ángulo, apagar la luz interior, desactivar el flash de la cámara (digital o teléfono) y limpiar bien el lente.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir