Es irónico que en un mundo donde lo audiovisual domina casi todos los aspectos de nuestra vida, un formato tan anticuado, pesado y poco adaptado a los tiempos que corren como el GIF esté tan de moda. La culpa la tienen servicios como Twitter o plataformas como Tumblr, que nos permiten omitir palabras a cambio de usar estos gifs para expresarnos.

Y como una imagen vale más que mil palabras, por eso hoy vengo a hablaros de Giphy Cam, una nueva app pensada para hacer gifs más fácilmente desde el móvil.

Giphy Cam ha sido desarrollado por Giphy. Si no lo conocéis estáis de enhorabuena: os presento el mejor buscador de gifs del mundo, pues podéis buscar reacciones de todo tipo y con muchísima variedad porque todo está ordenado por etiquetas y porque los usuarios son los encargados de mantener la base de datos a tope de imágenes animadas bobas.

¿Que queréis un gato con miradilla aviesa que se pira para expresar a algún amigo en Twitter que lo que ha puesto es muy desconcertante? De nada.

Pues bien, Giphy Cam permite grabar con el móvil unos gifs cortitos que se pueden compartir rápidamente mediante tropecientas redes sociales, siendo las más notables Instagram, Twitter y Pinterest. Lo de poder subir un breve vídeo a Instagram desde fuera de la plataforma es un lujo, para qué os vamos a mentir, pero poder convertir el vídeo a gif en el momento es quizá lo más útil de esta aplicación. Si a esto añadimos que se pueden sumar efectos y chorradas varias a lo Snapchat mejor que mejor.

Lo mejor de todo es que Giphy Cam es una app, no una red social ni nada más complejo. Es decir, no te verás obligado a compartir las creaciones dentro de su circuito cerrado, como hace Vine, y está pensada única y exclusivamente como una herramienta útil para reducir la cantidad de cosas que tendrías que hacer normalmente para subir un gif a otra red social. Es una especie de intermediario, por llamarlo de algún modo.

Sus creadores lo tienen muy claro y así lo cuentan: “Giphy siempre ha querido resolver el problema de encontrar gifs online y hacer fácil el compartirlos en cualquier parte. […] El siguiente paso lógico era centrarnos en su creación. Ahora que la gente puede encontrar gifs estupendos, queremos que sean capaces también de crear sus propios momentos y compartirlos”.

Su integración con servicios como Gmail, Facebook Messenger o Slack deja bien claro que están aquí para petarlo fuerte.

Composición con Giphy Cam

Giphy tiene sus limitaciones, claro, pues nadie quiere un gif de 100MB. De momento, solo puede grabar cinco segundos de gif, lo que nos limita incluso más que Vine. El archivo, además, se guarda en formato .gif, es decir, no lo transforma a HTML5 ni MP4, como ocurre cuando los subes a otras plataformas como imgur o Twitter. Y si subís un gif a Instagram, sabed que se repetirá hasta rellenar el máximo de 15 segundos que permite la plataforma para sus vídeos.

Si queréis probarlo, espero que tengáis un iPhone, porque de momento solo está disponible en la App Store de iOS. Si la cosa marcha bien, pronto habrá una versión para Android, y caray, marcha de lujo para Giphy, que como empresa ha pasado de una valoración de 17 millones de dólares en 2014 a 80 en lo que llevamos de 2015.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir