Ford Fusion 2017: Primer Vistazo

Bienvenida la versión Sport con 325 hp.

Esta actualización de media ciclo cuenta con muchas mejoras y actualizaciones al auto favorito de Ford para las familias, pero fue difícil concentrarse en la mayoría de ellas luego de que escuchamos las estadísticas del nuevo modelo Sport.

Este hot rod cuenta con un motor 2.7 litros EcoBoost doble turbo V-6 que produce unos impactantes 325 caballos y 350 libras-pie de torque. Eso supera por mucho la actual cosecha de los sedanes de tamaño mediano que ni siquiera vale la pena mencionarlo. Incluso es más potente que el ya desaparecido motor de 5.3 litros V-8 que motivaba al Chevrolet Impala SS 2006-2009 y a su hermano Pontiac Grand Prix GXP (ellos únicamente producían 303 caballos y 323 libras-pie de torque). Esas máquinas mandaban su potencia a través de una transmisión automática de cuatro velocidades y tracción total de manera estándar, pero Ford está poniendo a trabajar a su transmisión automática de seis velocidades con su tracción total de forma estándar. Eso significa que debería de entregar la potencia de una mejor forma, y ganarle a los 6.0 segundos de 0-60 mph del motor 5.7 litros V-8 de GM.

Naturalmente, Ford sabe que no debe de simplemente poner un motor más potente. El chasis ha sido reforzado con muelles más rígidos y barras estabilizadoras y los amortiguadores variables que comparten su tecnología con el Lincoln MKZ pero con una afinación orientada a un manejo más deportivo. Pueden sentir la carretera cada 3 milisegundos y alterar la amortiguación cada 30 milisegundos, e incorporan la detección programada de baches que detecta una caída dramática repentina y altera la amortiguación para reducir el golpe en la cabina. Las ruedas únicas de 19 pulgadas están envueltas en neumáticos deportivos – el auto mostrado contaba con Goodyear F1 Asymmetric 235/40R19. Los frenos han aumentado dos pulgadas en la parte delantera y casi una pulgada en la parte trasera en comparación con los frenos de 11.8 pulgadas que actualmente se encuentran en la parte delantera y trasera. Todavía se utilizan los calipers deslizantes, con dos pistones en el frente y uno en la parte trasera.

Un botón “sport” ubicado en la nueva palanca de cambios giratoria altera el cambio de la programación, mapeo del acelerador y la cancelación activa de ruido. Este nuevo diseño de la palanca de cambios libera mucho espacio, permitiendo que los portavasos se encuentren en un lugar más conveniente del lado derecho de la palanca de cambios y dando un acceso más fácil al compartimento en el frente de la consola (que ahora incluye un puerto USB de carga rápida con iluminación LED). Todos los Fusion cuentan con esta nueva configuración de palanca de cambios y tablero.

Los modelos Sport se distinguen fácilmente desde afuera gracias a su parrilla tipo malla color negro y defensas únicas que cuentan con un rediseño funcional para mandar el aire a la parrilla ubicada en la parte baja del lado izquierdo donde se encuentra el intercambiador de calor para el enfriador de aire del turbo. El diseño actualizado del frente de todos los Fusion se dice que representan una pequeña mejora en la aerodinámica. Por atrás se encuentran dos sistemas de escape con cuatro tubos, y hay un alerón para asimilar la deportividad. Por dentro, el modelo Sport obtiene asientos tapizados en cuero e imitación de gamuza para tener una espuma de apoyo más rígida.

Además de eso, lo que les podemos decir acerca del modelo Sport es que costará $34,350 cuando salga al mercado este verano, dos meses después que el resto de la gama Fusion, y se espera que represente entre 3-5 por ciento de las ventas de Fusion. ¿Y qué pasa con el resto de la alineación? Veamos, debo de haber escrito algo… ah si: el modelo S (la versión base) estará disponible desde $22,995 con un motor 2.5 litros de cuatro litros y aspiración natural. Si se sube al modelo SE podrá optar por el motor 1.5 litros EcoBoost, que ahora obtiene la tecnología start/stop (y cuenta con todo el equipamiento de lujo de la versión SE). Un nuevo motor 2.0 litros EcoBoost de cuatro cilindros también es opcional para el SE y es estándar cuando se busca la tracción total o la versión Titanium o la nueva versión Platinum. El motor 2.0 litros obtiene un turbo de doble entrada y otras actualizaciones que se encuentran en la nueva Escape, pero no cuenta con start/stop.

Esa versión Platinum tope de gama, que inicia desde $37,495 obtiene ruedas únicas, la opción del motor 2.0 litros EcoBoost, híbrido o Enegeri (que realmente no han cambiado mucho), una parrilla tipo maya como la Sport, pero cuenta con cromo (las versiones más bajas cuentan con un diseño de barras horizontales similar a la del modelo 2016, pero ahora es más alargada y un poco más ancha, algo que los diseñadores de Ford dicen se hizo para verse menos llamativa). Por dentro, hay madera real en el panel central y las puertas, el panel de instrumentos y los paneles superiores de las puertas están tapizados en piel y los asientos obtienen costuras en tipo diamante.

Otras características que han sido opcionales en los nuevos Fusion incluyen Sync 3 (la pequeña pantalla con Sync 1.1 es estándar), asistente pre-colisión con detección de peatones (el primero del segmento), control crucero adaptivo con tecnología stop and go y asistente para ayudarlo a entrar o salir de lugares apretados cuando está buscando estacionamiento de forma paralela o perpendicular.

Ford espera que la versión Sport y Platinum cierren la participación de mercado de dos por ciento que existe entre el Fusion y Accord, sino es que la diferencia de cinco por ciento con el Camry. Esté atento cuando tengamos la oportunidad de manejar el Fusion Platinum y Fusion Sport más adelante.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir