Para la película Spectre, próxima a estrenarse, el 007 tendrá un Aston Martin DB10 con todos los fierros. Pero los carros de los malos no desmerecen.

Esta joya de Aston Martin, el DB10, es la nueva elección del Agente 007 para enfrentar por calles y carreteras a los villanos, que optaron por otro vehículo no menos espectacular, el Jaguar C-X75, para no quedar cortos durante los escapes. El fabricante inglés aportó para el rodaje diez piezas iguales del nuevo bólido, todas elaboradas a mano.

Imaginarse a James Bond sin lo último de lo último en autos deportivos resulta casi imposible. Es parte de su personalidad. La extensión de su virilidad. La disculpa perfecta para mostrarles a sus amigos y adversarios que él es un ‘fuera de serie’ y que, así como maneja la vida a su antojo, es capaz de hacer lo propio con cuanto fierro pase por sus manos.

Por eso su nuevo bólido no podía ser otro que este, el Aston Martin DB10, un espectacular homenaje al famoso DB5 que popularizó Sean Connery en Goldfinger (1964), el cual renace vestido de modernidad al servicio de Daniel Craig, el James Bond de la saga 24 del famoso espía, que llegará a las salas de cine bajo el título Spectre.

Por donde se le vea es un carro de película. Literalmente. Para empezar, porque fue fabricado, única y exclusivamente, para celebrar los 50 años de relación entre esta casa inglesa de superdeportivos con la agencia de espionaje MI6, la misma que le paga el sueldo a Sir James.

Los carros de James Bond y Spectre

 

Lo anterior significa que el DB10 nace y muere en Spectre, a menos, claro, que se haya salvado una de las diez copias de las embestidas de este rompecarros con licencia para matar, para enviarla ‘antes de’ a la colección del London Film Museum, en donde se exhiben la mayoría de los autos que se convirtieron en su ‘rueda derecha’.

Es de película también por su pinta y prestaciones, muy acordes con el logotipo que ostenta y a la altura de las exigencias de Bond…James Bond. Empezando por su motor, un V8 de 4,7 litros, el mismo del Aston Martin Vantage que desarrolla 426 caballos de potencia máxima con un torque de 470 Nm y lo eleva de 0 a 100 kph en menos de cinco segundos.

Los carros de James Bond y Spectre

 

El equipamiento de seguridad sí es el secreto mejor guardado de ‘Q’, el genio detrás del arsenal que seguramente ocultará el DB10, y de ‘M’, jefe de la agencia MI6 y el que más sufre con la ‘pata brava’ de su espía preferido.

¿Qué sería James Bond sin un vehículo? Un cazarrecompensas, quizás. El carro es todo para él. Por eso compañías como Rolls-Royce, Lotus, BMW, Ford, Jaguar y hasta Citroën llevan más de 50 años peleando entre sí para verlo montado en uno de sus modelos, así sepan el triste final que le espera. Eso sí, el preferido de él ha sido siempre el ‘Aston’.

Los carros de James Bond y Spectre

 

De ahí para abajo, motos, lanchas, barcos, helicópteros, cohetes y hasta un Lotus convertido en submarino han sido los ‘fierros’ que le han servido para movilizarse por Londres, escapar de los enemigos, conquistar a las ‘chicas Bond’ o, simplemente, chicanear con los colegas, que le envidian su pinta, elegancia y esa extraña habilidad de manejar, sin despeinarse, todo lo que le pongan al frente.

Es lo mismo que hará con el Aston Martin DB10 en Spectre, incluida una persecución de antología por las calles de Roma junto al Jaguar del maléfico Mr. Hinx, un villano tan hábil, inteligente y glamuroso como su archirrival 007. ¿Aston Martin vs. Jaguar? ¡Duelo de titanes!

Los carros de James Bond y Spectre

 

El director de la cinta ‘Spectre’, Sam Mendes, formó parte del equipo de diseño del Aston Martin DB10 para cerciorarse de que respondiera a cabalidad con las exigencias del libreto.

El Aston Martin DB5 es el primer auto ‘reconocible’ de James Bond y fue fabricado desde 1963 hasta 1965. Lo equipa un motor 4,0 L de 282 caballos de potencia a 5.500 rpm, con caja manual de cuatro velocidades. Hoy es una pieza de colección invaluable.

A la hora de la conducción temeraria, no todo es virtud del Agente 007. Este BMW 740i utilizado por el actor Pierce Brosnan deja al descubierto quién manda a la hora de las aceleraciones y los derrapes.

Los carros de James Bond y Spectre
Autos únicos

Esta es tan solo una muestra de los vehículos utilizados por James Bond y sus villanos en varias de las películas, muchos de los cuales descansan hoy en el London Film Museum del Reino Unido: un Jaguar XKR armado hasta los dientes, un Citroën 2CV al que no le cabe una bala más, dos Lotus Esprit (submarino y alpino) y un elegante Rolls-Royce Silver Cloud II.

El garaje de los ‘malos’

Nada ‘chichipatos’ serán los villanos que enfrentará James Bond en la cinta Spectre. Contarán con este espectacular Jaguar C-X75, fabricado en el 2010 como prototipo para celebrar los 75 años de la compañía y equipado en el 2015 con un motor 1,6 litros turbo supercargado y dos plantas eléctricas que, juntos, desarrollan más de 800 caballos de potencia. Lo acompañarán un Range Rover Sport y el Land Rover Defender que dejó de armarse este mes.

Los carros de James Bond y Spectre

 

Jaguar canceló los planes de fabricación del C-X75 en el 2012 debido a la crisis financiera mundial, pero gracias a ‘Spectre’ están evaluando la producción de un número limitado de unidades que costarían, cada una, alrededor de un millón de libras esterlinas (más de 4.500 millones de pesos).

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir