Increíbles son las propiedades de este mineral, ha sido estudiado desde tiempos remotos, utilizado para múltiples propósitos por su durabilidad y facilidad para tallar, una roca compuesta principalmente de silicio que es un material ideal para la electrónica en la actualidad.

El proyecto, puesto en marcha en la Universidad de Southampton, consiste en la grabación a través de un haz de luz láser de alta intensidad que imprime a velocidades que ni se pueden imaginar, inclusive el nombre que la define quizás muchos no lo han siquiera escuchado, “femtosegundos” sobre la superficie de un cristal que se estructura en 5 dimensiones que se fijan en ella a nivel nanoscópico, estos pulsos de impresión crean en el material una serie de puntos que se separan solo por 5 micras entre si, las cuales pueden ser leídas mas adelante por un láser, estudiando la polarización de la luz de estos lados al atravesar el cristal.

Una explicación no muy sencilla de comprender, pero basta con saber que en un pequeño trozo de roca, la cantidad de información que se puede guardar con este método, supera todo medio de almacenamiento digital antes concebido, 360 Terabytes en un pequeño trozo de piedra, algo ni remotamente parecido a los de cada película de ficción donde se muestran tecnologías hasta de otros ficticios mundos.

Otros datos de interés sobre este nuevo descubrimiento de la ciencia, rememorando las antiguas “capsulas de tiempo” donde se almacenaban ciertos artículos emblemáticos de la época en que se creaban y eran entonces sepultados para que generaciones futuras conocieran un poco la vida de esos tiempos, estas serán las capsulas del tiempo que no tendrían fecha de caducidad, ya que según los técnicos que trabajan en el dispositivo, se asegura que la data almacenada podría mantenerse presente hasta por unos 13800 millones de años, al menos la edad que se le calcula de existencia del universo, a temperatura de 190° C, aunque también resiste temperaturas de más de 1000° Celsius.

¡Compártelo en tus Redes!

FuenteGIZMODO
Compartir