70 años. Se dice pronto. Fue en 1945 cuando salió de la planta de Wolfsburgo (Alemania) el primer Beetle ‘Type 1’ y comenzaba la historia de un mito de la automoción. Hay clásicos inconfundibles como el Mini, el Seat 600 o el “Escarabajo”, reconocidos por sus formas y su historia pero siempre es interesante conocer que se esconde tras ellos.

Entonces nos preguntamos, ¿cómo ha sido la vida del modelo de Volkswagen?

En la década de los años 30, Adolf Hitler quería relanzar la industria alemana con el proyecto de construir un coche para el pueblo. Entre sus objetivos también se encontraba crear la fábrica más grande de Europa. El nombre escogido por el mismo para el modelo fue el de Kdf-Wagen (“fuerza a través de la alegría”). Ferdinand Porsche, apoyado por el partido nazi, se encargó de diseñar el automóvil pero fue el propio Hitler quién dió los últimos retoques del futuro icono.

La época en la que salió por fin a producción el Beetle no fue fácil. Acababa de terminar la II Guerra Mundial, había escasez de productos y materiales y el deterioro que habían sufrido las ciudades era cuantioso. Volkswagen era una compañía primeriza con unas instalaciones casi destruidas por completo. En 1945, la planta de Wolfsburgo se había dedicado a fabricar productos militares, ocupada por tropas americanas en abril de ese mismo año. Los cambios eran constantes y en junio paso a ser dirigida por el gobierno británico. Fue entonces, un 27 de diciembre cuando comenzó a fabricarse el modelo con 55 unidades producidas

No fue hasta seis meses después de terminar la guerra, cuando el “Escarabajo” despegó. Ivan Hirst, un oficial británico reconocido como el “salvador” de Volkswagen, hizo nadas más y nada menos que un pedido de 20.000 unidades para el ejército de su país, garantizando la producción en la planta. Posteriormente, se sumaron pedidos franceses, americanos y rusos.

Durante los años 1946 y 1947 la producción se había estancado, fabricando sólo 1.000 unidades. La economía estaba muy resentida. No fue hasta 1948 cuando comenzaron a llegar un gran número de pedidos privados. En esa época, ya se cubría tres zonas occidentales de Alemania y el objetivo fue centrarse en la calidad del servicio y en la atención al cliente. Además, en 1947 comenzaron las primeras exportaciones internacionales, punto que ayudaba a expandir el conocimiento del modelo y conseguir más ventas.

El ejército británico no quedo muy contenta con el comportamiento de los Beetle y se planteó pasar el control de Volkswagen a los americanos, pero tras entablar negociaciones con Ford, la idea fracaso. El propio Hirst, fue el encargado de ponerse en contacto con el ingeniero alemán Heinrich Nordhoff para pasar VW a manos alemanas. Tras dos años y 50.000 Beetles fabricados la marca fue entregada al gobierno federal alemán.

Ya en la década de los 50, en manos de Nordhoff y el gobierno alemán, Volkswagen empezó a crecer de forma constante con su emblemático modelo. Por ello, el Beetle es reconocido como un “factor clave” en el desarrollo del país en aquellas décadas, una época muy difícil tras la II Guerra Mundial.

En 1955 se alcanzó el millón de unidades fabricadas

Volkswagen ha vendido 21 millones de unidades del “Escarabajo” en todo el mundo e incluso el modelo se siguió vendiendo hasta el año 2003 en México. Actualmente, el Beetle sigue a la venta pero ya con un diseño actual, que mantiene las líneas redondeadas de su inconfundible carrocería.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir