Las constantes vitales del ordenador no dejan mucho margen para la esperanza. Los datos de ventas del último trimestre siguen con la decadente tendencia: los envíos de PC descendieron un 11% y con este ya son catorce los trimestres de caída libre.

Tabletas y teléfonos inteligentes le han ido comiendo la tostada a los antiguos equipos de sobremesa y a los portátiles y, por su parte, los fabricantes parecen más dispuestos a huir de la industria que a salvarla. De hecho, la mayoría busca cómo diversificar el negocio más allá del mundo de los ordenadores.

Así, mientras Lenovo coquetea con el mundo móvil tras comprar Motorola y las ventasde los Chromebooks (portátiles de distintos fabricantes con el sistema operativo de Google, Chrome OS) no compensan la caída en picado de los ordenadores, Microsoft ha decidido bajar al barro.

Tras saltar del mundo del software al del hardware con su Surface Pro en 2012, Microsoft ha decidido ir más allá con Surface Book, un ordenador en toda regla (un dos en uno, fruto de la combinación de un portátil y una tableta) que podría haber creado suspicacias en el sector.

Sin embargo, a pesar de que las cifras son un desastre, la llegada de Microsoft al mundo de la fabricación de equipos no es un intento de destruir a las principales compañías de la industria, sino todo lo contrario: lo que el gigante fundado por Bill Gates pretende es despertar a los fabricantes y revolucionar el sector.

“Iniciativas como Surface o Surface Book han ayudado a la industria a levantarse y decir: ‘Tenemos que hacer que vuelva a ser fresco y sexy otra vez’ ”, explica Frank Azor, ejecutivo en Dell.

Y lo están logrando. Cuando aún parece estar lejos la recuperación del PC (si es que llega a suceder), y mientras las ventas de Chromebooks y Surface aspiran a compensar la caída, el sector de los ordenadores parece haber renovado el optimismo, que ya es algo.

Sin ir más lejos, el evento de presentación del Surface Book ya levantó expectación y surgieron a su alrededor varios rumores que recuerdan inevitablemente al ruido generado en torno a cada ‘keynote’ de Apple. Algo está cambiando.

Desde la compañía lo reconocen: el objetivo no era ser la competencia de los fabricantes que han sido siempre aliados, sino marcar el camino de la innovación. Así, Microsoft crea dispositivos con los que muestra hasta dónde puede llegar su sistema operativo con la esperanza de que los fabricantes se suban al barco.

Windows 10

Yusuf Mehdi, vicepresidente de la división de dispositivos de Microsoft, compara esta jugada con la que la compañía ya llevó a cabo en el mundo de los videojuegos: además de la Xbox, los de Redmond crearon ‘Halo’, uno de los mejores videojuegos de la consola. Lejos de hacerle la competencia a los desarrolladores de juegos, ‘Halo’ les benefició, ya que logró aumentar las ventas de Xbox, generando un mercado mucho mayor.

Si Surface Book será todo un punto de inflexión en la dinámica negativa de los ordenadores se verá con el tiempo. Por ahora, lo que sí ha logrado es traer aire fresco a un sector en el que lo táctil estaba ganando la batalla.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir