Al tiempo que en Apple festejaban el éxito de ventas de su nuevo smartphone, un grupo de usuarios mostraban su malestar después de hacerse con el dispositivo. Los zurdos volvían a poner el grito en el cielo contra la firma de la manzana mordida, a la que han llegado a acusar de discriminación contra las personas que utilizan con mayor asiduidad la mano izquierda.

Hagamos un cálculo. Se estima que una de cada diez personas de este mundo es zurda. Si trasladamos esta estadística a las ventas del nuevo iPhone 6S durante su primer fin de semana en el mercado, podríamos deducir que de los 13 millones de modelos que ha vendido Apple de su nuevo smartphone más de un millón han caído en el bolsillo de aquellos que utilizan preferentemente su mano izquierda. Este apunte podría pasar desapercibido por completo si no fuera porque ese colectivo ha puesto el grito en el cielo.

Eufóricos como el resto de ‘fanboys’, los zurdos no perdieron la ocasión de ir a la Apple Store más cercana para hacerse con el nuevo teléfono. Eso sí, al contrario que la mayoría, volvieron a llevarse un gran chasco. Tanto es así que muchos no tuvieron el más mínimo reparo en dejar constancia en Twitter de su indignación con la firma de la manzana mordida.

La mayoría apuntan a ciertas características de iOS9 para las que no se ha valorado lo suficiente la opinión de los zurdos. Algunos destacan lo engorroso que les resulta el tratar de cerrar la publicidad y las aplicaciones, ya que no alcanzan a hacerlo con el pulgar de la mano izquierda y necesitan recurrir a la diestra. Otros tantos comentaron que les ocurría lo mismo con la lista de apps favoritas y con el Dock. Al aparecer en la parte derecha de la pantalla, los usuarios zurdos no llegan a pulsar ningún icono, especialmente cuando el dispositivo está en posición horizontal.

El nuevo iPhone no está hecho para zurdos

 

Con el nuevo sistema operativo de Apple ya en sus teléfonos móviles, otros usuarios zurdos con dispositivos anteriores al flamante iPhone 6s destacaron ya en su momento las dificultades que encontraban a la hora de utilizar ciertas aplicaciones. Comentaron los problemas que tenían al intentar cerrar las imágenes en Twitter o cómo, debido la distribución de los botones, resulta imposible desplazarse por una app de música sin pulsar por descuido el botón de Play.

De hecho, hay desarrrolladores que no dudan en cargar contra sus propios compañeros que, a la hora de diseñar nuevas aplicaciones, solo piensan en las personas diestras.

Tal ha sido el enfado de algunos usuarios que incluso hay quien se ha sentido discriminado por Apple. Por ejemplo, Sara Barr, quien comentó: “Como usuaria zurda del iPhone me siento discriminada por todas las características situadas en la parte derecha de la pantalla”. Otros tantos han reclamado a los de Cupertino que tomen medidas para que se pudieran configurar ciertos aspectos y adaptarlos a las personas que utilizan su mano izquierda.

Pese a todo, no se trata de la primera vez que la firma de la manzana mordida recibe las quejas de las personas zurdas. Ya en 2010 la compañía tuvo que hacer frente a ciertos problemas técnicos que presentaba el iPhone 4 cuando los usuarios lo utilizaban con la mano izquierda. Todo se debía a la situación de la antena.

Como la propia compañía reconocía en un comunicado oficial, al sostener el teléfono tocando la parte inferior izquierda la señal que captaba el teléfono era menor y, debido a esto, las llamadas se cortaban.

El propio Steve Jobs tuvo constancia de este percance y, a su manera, respondió a quienes le instaban a que mediara para solventarlo. “Evita agarrarlo de esa forma”, dijo de forma tajante ‘iGod’ a un usuario que, después de felicitarle por el smartphone, le pedía que arreglase estos problemas técnicos. La respuesta no contentó a los 90.000 miembros del Club de Zurdos que sugerían al cofundador de Apple que incorporase a su equipo a personas que utilizaran su mano izquierda para así evitar este tipo de problema.

Y es que, lo creamos o no, dos años antes de la llegada del iPhone 4 había tenido lugar el mismo fallo en el iPhone 3G. Ya en 2008, algunos usuarios se percataron de que al coger el dispositivo con la mano izquierda el terminal perdía la cobertura. Bastaba un simple cambio en el gesto para que la señal regresara al teléfono y pudiese ser utilizado de nuevo para hacer una llamada.

Pese a que siempre presume de diseñar sus dispositivos para todos los públicos, Apple ha metido la pata con los zurdos en varias ocasiones. No obstante, ellos siguen haciéndose con los nuevos modelos del iPhone, aunque solo sea para poder poner el grito en el cielo.

 

 

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir