La empresa francesa Mecanroc ha desarrollado un coche eléctrico monoplaza que presenta una maniobrabilidad única. Gracias a una suspensión totalmente independiente y cuatro motores eléctricos, el coche Swincar Spider puede encaramarse cual araña sobre cualquier obstáculo situado fuera de la carretera.

Cada una de las cuatro ruedas del Swincar E-Spider funciona a partir de un motor eléctrico independiente con potencias de entre 1 y 1,5 kWt (entre 1,4 y 2 caballos de fuerza). Su piloto se sienta sobre una batería de iones de litio. Gracias a la transferencia directa a las ruedas no hay necesidad de diferencial y la construcción de la suspensión permite que las ruedas permanezcan en el suelo ante cualquier situación.

El ‘coche-araña’ presenta otra útil propiedad: en las curvas puede inclinarse como una motocicleta, lo que aumenta su estabilidad. Excepto el sistema de distribución de potencia de los cuatro motores, el Swincar E-Spider está hecho fundamentalmente de aluminio, lo que explica su peso ligero. Además, el coche casi no contiene dispositivos electrónicos.

Los precios de este novedoso coche aún no se han dado a conocer por parte del fabricante. Con todo, los interesados en contar con uno de estos ‘coches-araña’ ya pueden presentar sus solicitudes de compra.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir