Un adolescente publicó en internet un video que en pocas horas se volvió viral pero que ahora le puede traer problemas con la justicia de Estados Unidos: era un dron disparando una pistola.

El joven Austin Haughwout, de 18 años, subió a YouTube una grabación de 14 segundos en la que se ve el aparato volador de cuatro hélices con un arma semiautomática que realiza cuatro disparos en un bosque del estado de Connecticut.

El objetivo de los disparos no aparece en la imagen.

La amplia difusión del video, que rápidamente superó los dos millones de visitas, ha generado un debate sobre los riesgos de los artefactos no tripulados que cada vez son más populares entre la población civil.

Además, ha puesto en evidencia la falta de regulación sobre la utilización de estos aparatos.

“Exageración de los medios”

Austin Haughwout es estudiante de segundo año de ingeniería mecánica en la Central Connecticut State University.

El joven no ha hecho declaraciones a los medios, pero su padre, Bret, ha salido en su defensa y ha querido precisar la información que, según opina, está tergiversada por unos medios que quieren generar miedo.

Para empezar, Bret Haughwout niega que su hijo construyera un dron. “La gente lleva años jugando con aparatos a control remoto”, le dijo a la agencia de noticias AFP.

Dron de seguridad
Los expertos consideran que, por el momento, los drones están por delante de la ley.

“El nombre correcto para esto es un cuatricóptero a control remoto. Los medios insisten en utilizar el término erróneo para generar miedo”, añadió.

“No entiendo por qué la gente está tan alarmada con esto. No es que sea algo nuevo”, subrayó, e insistió en que su hijo es un estudiante de ingeniería mecánica acostumbrado a construir todo tipo de cosas.

Los drones están preprogramados, añadió Haughwout, mientras que este artefacto se controla manualmente.

“Mala fama para los drones”

Pero no sólo los medios parecen preocupados por la grabación de Haughwout.

El abogado Peter Sachs, defensor del uso seguro y responsable de los drones en la vida civil, opinó que el artefacto es “un dron en todo el sentido de la palabra”.

“Un dron civil que dispara un arma perjudica los esfuerzos para promover el uso seguro y responsable de aparatos sin pilotar para propósitos recreativos, comerciales y humanitarios”, sostuvo.

“Le da mala fama a los drones”, añadió Sachs en declaraciones a la agencia AFP.

Investigación abierta

A raíz del revuelo causado por las imágenes, la Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA, por sus siglas en inglés) anunció que está investigando si el joven residente en Clinton, Connecticut, cometió infracción alguna.

“La FAA investigará la operación de un sistema volador no tripulado en un parque de Connecticut para determinar si se violó alguna regulación de la aviación federal”, dijo el organismo en un comunicado difundido este martes.

“La FAA también cooperará con sus socios de los cuerpos policiales para determinar si se violó alguna ley penal”.

El problema es discernir si hay alguna norma que regule un caso como este.

La FAA prohíbe el manejo descuidado o temerario de un avión.

Dron en Nueva Zelanda
Cada vez es más popular el uso de drones por parte de la población civil.

También establece que los drones deben estar libres de obstáculos circundantes pero no menciona de forma explícita las armas, aunque las directrices advierten a los civiles que manejan drones que pueden ser multados si ponen en peligro a los demás mientras los utilizan.

Atraso de la ley

Los expertos coinciden en que la legislación sobre el uso de drones está atrasada respecto a los avances de la tecnología.

Estados Unidos es un país pionero en el uso de drones en el campo de batalla, pero en el mercado civil está por detrás de otros países.

En Suiza, por ejemplo, el servicio postal prueba un sistema de entrega de paquetes con drones.

En Jakarta, la capital de Indonesia, la policía desplegó drones por primera vez este año para controlar el tráfico.

En EE.UU., Amazon ha planteado su intención de utilizar vehículos aéreos no tripulados para la entrega de paquetes en menos de 30 minutos después de que el usuario haya hecho un pedido, pero todavía no ha puesto en marcha el sistema.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir