Octopus Ophira, a so-called "octopus oracle", is pictured as it predicts Germany's victory in the Women's World Cup soccer match against France, at the Sea Life Aquarium in Berlin July 5, 2011. Ophira chose a fish from a glass tube with the German flag instead of a glass tube with the France flag to predict the winner. Germany will play France in the Group A soccer match later this evening. REUTERS/Tobias Schwarz (GERMANY - Tags: ANIMALS ENTERTAINMENT SPORT SOCCER) - RTR2OHFP
Los científicos estadounidenses por primera vez han logrado secuenciar el genoma del pulpo y han revelando sorprendentes pistas sobre el cerebro y la conducta de este cefalópodo de ocho patas.

Para su sorpresa los investigadores han encontrado que el genoma del pulpo se parece mucho al de cualquier otro molusco (como las almejas o los caracoles), informa el portal ‘The Christian Science Monitor’. Aun así, detectaron algunas marcadas diferencias entre los genomas de los pulpos y los de otros invertebrados, como por ejemplo la expansión de un grupo de genes relacionados con el desarrollo del cerebro que antes se consideraba exclusivo de los vertebrados.

Los investigadores también identificaron cientos de genes específicos de los cefalópodos que expresan características especializadas del pulpo, incluyendo su piel resbaladiza, casi transparente y el gran número de extremidades que posee. Los investigadores también creen haber detectado los genes relacionados con la coloración adaptativa, con los que el animal puede alterar rápidamente el color y la textura de la piel para mezclarse con su entorno. “Hemos encontrado cientos de nuevos genes que no tienen homólogos en otros animales y que pueden participar en este proceso de camuflaje único”, afirma el coautor del estudio, Daniel Rokhsar, profesor de genética y la genómica en la Universidad de California, Berkeley (EE.UU.).

De acuerdo con los científicos, un análisis más detallado del genoma podría revelar más secretos sobre el pulpo. Por ejemplo, esperan identificar los genes responsables de la capacidad de estos animales para regenerar sus extremidades, así como los del sistema de propulsión que les permiten desplazarse a toda velocidad en el agua, y los de sus brazos prensiles, capaces de “sentir y comprender”. Y, finalmente, cómo sus tres corazones bombean sangre a través de las branquias.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir