Investigadores del Laboratorio de Electrónica Orgánica de la Universidad de Linköping, en Suecia, han desarrollado un nuevo tipo de papel capaz de almacenar energía eléctrica. Se trata de un material que mejora la conductividad simultánea entre iones y electrones, lo que representa un nuevo paso hacia nuevas formas de almacenamiento de energía.

Un equipo del expertos del Laboratorio de Electrónica Orgánica de la Universidad de Linköping, en Suecia, ha fabricado un novedoso papel capaz de almacenar energía eléctrica. Este tipo de ‘papel batería’ puede almacenar energía de forma similar a como lo hace un condensador de luz artificial y es capaz de cargarse cientos de veces, informa Science Advances.

“Hemos creado laminas en tres dimensiones”, explica Xavier Crispin, profesor de electrónica orgánica y coautor del artículo publicado en la plataforma Linköping University. La base estructural del material de las láminas consiste en fibras de celulosa, sustancia que constituye la membrana celular de muchos hongos y vegetales y se emplea en la fabricación de papel. “Las fibras están entrelazadas, y en los espacios entre ellas el líquido funciona como un electrolito”, explica Jesper Edberg, experto del equipo.

Una lámina de 15 centímetros de diámetro y unas pocas décimas de milímetro de espesor puede almacenar 1 faradio. Las laminas, que han sido fabricados con nanocelulosa y un polímero conductor, se activan utilizando agua a alta presión que descompone la fibra en unos 20 nanómetros de diámetro. Al añadirse un polímero cargado eléctricamente se genera una capa magnética alrededor de las fibras. Sus creadores destacan que se trata de un nuevo paso hacia las nuevas tecnologías de almacenamiento de energía.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir