El concepto de la cama antisísmica supone una protección especial que podría usarse en zonas de alta actividad sísmica, informa ‘The Daily Mail‘.

Si la cama detecta temblores, el mecanismo protege a su ocupante dormido abriéndose. En ese momento, la persona junto con el colchón, caen dentro de una especie de caja colocada debajo de la cama, y después el aparato se cierra con una tapa protectora dotada de sensores que registran el movimiento de la tierra.

Asimismo, la cama puede abrirse tanto desde dentro como desde afuera. Además, en su interior hay un lugar para suministros de agua, comida y medicamentos.

Wenxi recibió la patente para el modelo inicial de la cama antisísmica en 2010, y desde entonces ha ido actualizando el modelo.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir