El control de estabilidad (ESP) es un dispositivo que ayuda a un vehículo a mantener la trayectoria. Teóricamente, es así de simple, pero mecánicamente es muy complejo. A continuación les contamos de la manera más sencilla cómo funciona este sistema.

Técnicamente el control de estabilidad está compuesto de una serie de sensores que determinan la velocidad a la que gira cada rueda, el ángulo de giro de la dirección y las inercias que actúan sobre el vehículo en su eje vertical y fuerzas laterales.

1

Toda esa información es recogida en centésimas de segundo por un computador que reacciona de manera inmediata y determina si la situación es normal o si existe el riesgo de una pérdida de tracción.

Si detecta algún tipo de pérdida, el sistema actúa solidario con el ABS y al reparto electrónico de frenada y se asegura de limitar el avance de una determinada rueda, frenándola y generando la fuerza contraria, ayudando a que el vehículo continúe por la trayectoria correcta.

El control de estabilidad fue desarrollado por Bosch en 1995, en cooperación con el fabricante alemán Mercedes-Benz, que optó por instalarlo en su modelo Clase S, denominándolo Elektronisches Stabilitätsprogramm (Programa Electrónico de Estabilidad o ESP). En la actualidad este sistema recibe diversos nombres según cada fabricante de vehículos, pero todos trabajan de igual forma.

Así encontramos denominaciones como Vehicle Dynamic Control (control dinámico del vehículo –VDC–), Dynamic Stability Control (control dinámico de estabilidad –DSC–), Electronic Stability Control (control electrónico de estabilidad –ESC–) y Vehicle Stability Control (control de estabilidad del vehículo –VSC–).

2

Numerosas organizaciones relacionadas con la seguridad vial, como la Nhtsa, Euro Ncap y Latin Ncap, entre muchas otras, aconsejan la compra de automóviles equipados con el control de estabilidad y han promovido que los gobiernos promulguen leyes para que los vehículos nuevos vengan equipados obligatoriamente con este sistema, como ya lo son el cinturón, el ABS y los airbags.

¿Dónde es obligatorio?

Estados Unidos y Canadá fueron quizás los primeros en aprobar una legislación que hiciera obligatorio el uso del ESP, desde septiembre de 2011. Ese mismo año fue acogido en la Unión Europea iniciando en los vehículos livianos, mientras que para los pesados rige desde noviembre de 2014. Australia e Israel tienen ya su norma, mientras que Japón, Corea, Rusia y Turquía lo harán en los próximos años. Según Latin Ncap, Ecuador es el primer país de la región en obligar este sistema a partir del 2017.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir