Con el tiempo, las novedades tecnológicas nos parecen normales y hasta aburridas. Hace varias décadas nadie se imaginaba que en 2005 andaríamos con celulares en nuestros bolsillos para hacer llamadas y mandar SMS. Es más, si le dijéramos a alguien de 1985 sobre las posibilidades de los smartphones en 2015 nos tendría en la categoría de locos.

En esta ocasión queremos sentarnos a pensar qué podrían tener los celulares del futuro en cuanto a las posibilidades de su hardware.

1. Pantallas flexibles

Fabricantes como LG y Samsung han estado coqueteando con la idea desde hace ya un tiempo. Conforme las pantallas se hacen más y más grandes, vemos que hay un límite en el tamaño en el que es cómodo manejar un smartphone, especialmente.

Por el momento podríamos soñar con smartphones cilíndricos cuya pantalla pudiera desplegarse como un rollo en caso de necesitarlo. Además, podríamos ver un nuevo auge de los llamados ‘flip phones’ o ‘clamshell’, esta vez con pantalla en todo su interior.

2. Nuevas formas de autenticación

Códigos PIN, contraseñas, patrones de desbloqueo, sensores de huellas abajo, detrás o al lado. Estos son los métodos más comunes para autenticarnos en nuestro equipo. Sin embargo, compañías como Qualcomm están desarrollando nuevos sensores de huellas integrados en la pantalla del equipo, basados en el sonar. Así, por medio de ultrasonido sería posible identificar la superficie de cada dedo en particular.

Adicionalmente, otras compañías como Fujitsu están desarrollando tecnología de reconocimiento de iris no invasiva, y así ya tenemos un equipo con cámaras capaces de diferenciar el ojo del usuario. Microsoft también presentó una solución similar en sus recientes equipos Lumia 950 y Lumia 950 XL.

3. Baterías más duraderas

Las baterías de los celulares del futuro van a ser más duraderas.Pareciera que los usuarios nos rendimos ante la duración de la batería de los actuales smartphones. Que estos tengan una autonomía de batería de más de un día suele sorprendernos gratamente. En el futuro, se espera que tengamos mejores duraciones de batería en nuestros smartphones, sin un compromiso grande en el peso o la dimensión de los dispositivos.

Por ejemplo, hay avances en las baterías de iones de aluminio, aunque todavía estas baterías están en una fase inicial. Por otro lado, también hay investigaciones en cómo aumentar el nivel de litio sin que la batería llegue a ser peligrosa, gracias a materiales como el Kevlar.

El desarrollo tanto de la carga rápida inalámbrica como por los conectores USB tipo C permitirá que duremos menos tiempo pegados a la pared, a la hora de cargar los celulares del futuro. Ahora, lo importante es que los fabricantes unifiquen los protocolos, pues por ejemplo, los nuevos Nexus 5X y Nexus 6P no traen la carga rápida de Qualcomm, y por lo tanto no todos los cargadores son compatibles con estos dispositivos.

4. Sensores 3D

Project Tango de Google nos da una idea de las posibilidades de los sensores 3D.

Project Tango es uno de los proyectos alternativos de Google. Por el momento consiste en una tableta que tiene varias cámaras que le permiten analizar y entender su entorno. Esta tecnología, que por el momento no se encuentra disponible para los consumidores, podría ser el futuro de la realidad aumentada en los móviles. Además, esto permitiría a personas con discapacidad visual moverse por un espacio que no conoce, mediante comandos de voz.

Por otro lado, en el más reciente Google I/O, la compañía nos presentó su proyecto Soli, que por medio de un pequeño sonar, se podrá interactuar con los dispositivos sin tocarlos. Actualmente, algunos smartphones se pueden controlar a través de gestos en el aire que son captados por medio de cámaras, pero la posibilidad que nos da Soli es increíble, en especial porque nos da un rango de acción gigante, no solo en los celulares del futuro, sino en otro tipo de dispositivos.

5. Nuevos materiales

El grafeno parece ser el próximo material a utilizar en el ámbito de la electrónica de consumo.Desde la fabricación de baterías, que permiten una carga más rápida y mayor concentración de energía por kilogramo, hasta pantallas más resistentes, flexibles y prácticamente irrompibles. Por otro lado, el costo de hacer un equipo con este material sería en teoría menor que el costo actual, lo que haría que la tecnología de punta fuera mas accesible para todos los públicos y la viéramos en los celulares del futuro.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir