Facebook quiere dominar muchos aspectos de nuestras vidas y, para bien o para mal, lo está consiguiendo a una velocidad absurda. No es culpa nuestra, es que sus servicios suelen ser bastante útiles y uno se acostumbra a lo rápido y lo cómodo.

El caso es que usar Facebook para algo como trabajar parecía algo imposible, pero aquí estoy, escribiendo sobre cómo usarlo y sobre cómo Work Chat, una nueva app pensada precisamente para eso, puede facilitar bastante ciertos aspectos del asunto.

Pero antes de hablar de la nueva app, merece la pena destacar que Facebook ya funciona muy bien para organizar trabajo a pequeña escala.

Es normal que una gran empresa utilice Slack u otras aplicaciones organizativas por la cantidad de volumen de temas, de empleados… o simplemente por comodidad. Y porque se lo pueden permitir, porque es de pago.

Sin embargo, tu proyecto personal con cinco amigos puede gestionarse sin problemas en Facebook.

Es tan sencillo como crear un grupo privado, usar bien las etiquetas de turno y tener un poquito de organización poniendo fechas, temas claros y no extenderse demasiado con las conversaciones dentro de un tema. De hecho, tener diferentes subgrupos para diferentes asuntos es muy beneficioso y ahorra tiempo y líos. Para cosas grandes no funciona bien pero, de nuevo, para proyectos paralelos o de ocio va de miedo.

Dicho esto, ¿qué pasa con Work Chat? Pasa que es una app para compañeros de trabajo que permite hablar de forma individual o en grupos, mandar vídeos y fotos de forma más sencilla que el chat normal y hasta hacer llamadas o pegar pegatinas, que nunca está de más cuando quieres reprender a alguien pero no quieres parecer un jefe ogro.

Facebook para trabajar

La app se lanzó el pasado jueves de tapadillo -por razones que no termino de entender- y solo en la Play Store de Google, de modo que aún no hay una versión para iOS. Esto es aún más sorprendente que lo primero, pero no pasa nada.

Work Chat es un adelanto de unas nuevas ideas que Facebook quiere lanzar a lo largo del año que viene y que contempla integrar más cuestiones laborales dentro de la red social mediante un servicio ‘freemium’, que como ya sabéis implica que tenéis que pagar por el servicio bueno de verdad.

El proyecto en cuestión es ‘Facebook at Work’ y está en beta privada desde enero con cientos de compañías probando el sistema y ayudando a pulirlo, así que van bastante en serio y posiblemente logren algo del pastel que ahora tiene Slack.

Precisamente es Slack, la app de trabajo que más rápido ha crecido en los últimos meses -y con razón-, la principal amenazada por esta nueva actitud de Facebook. Si, como decíamos, ya se podía usar Facebook para trabajar con truquitos y algunas concesiones para organizar curro, imaginad cuando lancen una web dedicada en la que no tendrás que añadir a compañeros del trabajo como amigos si no quieres y que contará con toda la fuerza y la pasta infinita de Facebook.

Mientras esto llega, habrá que conformarse con los primeros signos de esta corriente que posiblemente condicione 2016 por su importancia. ¿Y si de pronto Facebook quiere ir a por nuestros hábitos de trabajo además de nuestros hábitos de consumo y tiempo libre? El futuro cada día es más desconcertante, ¿eh?

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir