Internet es la revolución tecnológica más decisiva de nuestro tiempo.
No necesitas permiso para navegar por ella, ni siquiera para crear una página web.

Y, cuando ya estás sumergido en la red, a los gobiernos les resulta difícil controlar o bloquear lo que estás haciendo.

Pero, a pesar de que se puede usar para espiar o censurar, su razón de ser es otra.

Nació para ser abierta.

Pero, ¿quién creó la red? ¿Y cómo lo hizo?

Los cerebros de la Guerra Fría

Hablamos de internet y de la red como si fueran la misma cosa, pero realmente no lo son.

La red son los enlaces, la información y las páginas web que nos llegan y podemos consultar a través de una infraestructura, internet.

Así que la red funciona de la manera en que lo hace gracias al diseño original de internet.

guerra fría

La idea nació durante la Guerra Fría, el periodo que inició en 1945, con el fin de la Segunda Guerra Mundial, y dividió el mundo en dos bloques.

Si bien estos enfrentamientos no llegaron a desencadenar otra guerra mundial, la entidad y la gravedad de los conflictos económicos, políticos e ideológicos, que se comprometieron, marcaron significativamente gran parte de la historia de la segunda mitad del siglo XX.

En ese contexto, y ante la amenaza de un holocausto nuclear, las dos superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, fueron preparándose y sofisticando sus estrategias.

EE.UU. creó en 1958 la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada(ARPA, por sus siglas en inglés), una división de investigación y desarrollo militar del Departamento de Defensa.

Su función era adelantarse al tiempo y crear algo verdaderamente revolucionario.

Sus expertos trabajaban en varias áreas, pero en el de las comunicaciones consiguieron desarrollar ARPA Net, una rompedora red de computadoras que serviría de medio de comunicación entre las diferentes instituciones académicas y estatales.

Sería la espina dorsal de internet.

Para 1968 ya existía un plan aprobado para ponerla en marcha, y el primer mensaje se se envió por esa red en el 29 de octubre de 1969.

Vint Cerf y Robert Kahn

En pocos años, este tipo de redes se multiplicaron en todo el mundo.

Así que los científicos de la computación Vint Cerf y Robert Kahn, quienes trabajaban en un conjunto de protocolos de comunicaciones para la red militar financiados por la ARPA (rebautizada como DARPA), establecieron las reglas según las cuales estas redes se comunicarían entre ellas.

Ese fue el principio del internet global tal como lo conocemos hoy; no por nada se considera a ambos científicos “los padres de internet”.

El trabajo de Cerf y Khan se sustentó sobre una tecnología llamada conmutación de paquetes, un método de envío de datos en una red de computadoras.

En este procedimiento una pieza de información se divide en varias partes más pequeñas.

Éstas se mandan a través de una red, a menudo en diferente orden y por distintos canales.

Y es en el terminal o computadora del receptor donde se vuelven a combinar las piezas en el orden original.

Por ello era el método ideal para que las computadoras conversaran entre ellas y compartieran una gran cantidad de datos de una forma muy rápida.

Hippies de la década de los 60

Así que tuvo consecuencias muy importantes para el día a día de los gobiernos y los individuos.

¿Pero pensaron sus creadores en lo difícil que este sistema sería de controlar?

“Mi motivación cuando trabajaba en el desarrollo de internet fue precisamente crear un sistema que no tuviera un control central”, recuerda Cerf.

“La investigación la financiaba el Departamento de Defensa de Estados Unidos y quería unos sistemas muy resistentes y confiables”, explica.

“Y una forma de conseguir eso es que no haya un centro que pueda ser atacado”, dice.

“Una de las consecuencias de esa arquitectura descentralizada es que el sistema es altamente resistente y, por lo tanto, es muy difícil que nadie pueda terminar con internet”.

Los hippies de la década de 1960
WELL

Las raíces culturales de la red global se remontan a los ideales del libre albedrío y la libertad de expresión que florecieron en la década de 1960 en California, EE.UU.

Nacieron de una mezcla de ideologías, de ideas tanto de izquierda como de derecha que rechazaban el control del Estado, el sistema legal de la época y la censura, mientras ensalzaban la importancia de la libertad individual.

El sueño contracultural se desvaneció en el mundo real durante la siguiente década, la de 1970.

Pero encontró otro lugar en el que echar raíces y crecer: internet.

Era una época en la que la tecnología llegó a manos de mucha gente, en forma de pequeñas y baratas computadoras.

Y así se crearon las primeras comunidades virtuales.

La que más duró y más influencia tuvo fue el Whole Earth ‘Lectronic Link(Enlace Electrónico de Toda la Tierra), más conocido como WELL.

Fue fundado por Stewart Brand y Larry Brilliant en 1985, cerca de San Francisco, California (EE.UU.).

En aquel momento, solo un 1% del planeta había entrado en contacto con Internet. El WELL proporcionó a mucha gente el primer contacto con el ciberespacio.

Sin el WELL, es probable que hoy no existirían Facebook, Twitter ni MySpace.

Hoy sigue existiendo, con unos 4.000 miembros.

Es muy conocida por sus foros de internet, pero también provee correo electrónico, cuentas shell y páginas web, y abarca todo tipo de temas.

Un sistema para compartir información
CERNLa primera página web nació con un propósito científico, en 1991.

Fue el científico británico Tim Berners-Lee -conocido como “el padre de la Web”- quien creó la internet tal y como la conocemos hoy en día.

“Desarrollé internet porque era necesaria, porque esa infraestructura no existía”, le contó a la BBC.

Pero ¿cómo fue ese proceso?

En la década de 1950, 12 países europeos participaron en un proyecto de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), que pretendía desentrañar el misterios de las partículas que forman el núcleo del átomo.

Y los científicos que allí se reunieron necesitaban poner en común esa información.

De acuerdo con Berners-Lee, era necesario crear un sistema conjunto que permitiera “compartir documentos de diferentes softwares y computadoras”.

Así que, en la década de 1980, el científico inglés desarrolló un sistema completamente innovador.

Su idea inicial partía del hipertexto, una infraestructura que ya existía entonces y que permitía vincular documentos.

Para ello, asignó a cada uno de ellos una dirección única, que llamó URL, y un lenguaje universal, el HTML.

Y el 6 de agosto de 1991, el CERN lanzaba la primera página web del mundo.

El resultado, una verdadera revolución: la World Wide Web.

“Pero todo comenzó muy poco a poco”, explica Berners-Lee.

Libre y gratuita
Tim Berners-Lee

De no haber sido por Tim Berners-Lee, no tendríamos una internet de libre acceso y gratuita.

Ni disfrutaríamos de la libertad de expresión que tenemos hoy en día si Vint Cerf y Bob Khan no hubieran creado una red global inquebrantable.

Pero tampoco tendríamos la misma libertad de pensamiento si quienes utilizaron la internet por primera vez no hubieran impregnado su cultura revolucionaria en el tejido tecnológico.

Sus decisiones se llevaron a cabo en el marco de los climas económicos, políticos y sociales de aquella época y tuvieron un profundo impaco en la herramienta comunicativa más importante de nuestra época.

Esos ideales del pasado están integrados en las fibras ópticas del futuro.

Y continuarán dando forma a la dirección que tomará nuestro mundo en las décadas que están por venir.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir