El uso de computadores y tabletas en escuelas y colegios públicos del país no solo les ha permitido a cientos de niños y jóvenes aprender a manejar estos dispositivos y a acceder, a través de internet, a un mundo de información, sino también les ayudó a mejorar su desempeño académico y los incentiva a continuar estudiando una vez dejan el colegio.

Un estudio del Centro Nacional de Consultoría (CNC) realizado con instituciones que se han beneficiado con el programa Computadores para Educar muestra, por ejemplo, que los niveles de deserción escolar se redujeron en cerca de 4,3 por ciento.

Esto significó, de acuerdo con la investigación del CNC, que más de 160.000 estudiantes no dejaron sus estudios.
Otro aspecto destacado del uso de computadores y tabletas en el aula es que hay más jóvenes que quieren ingresar a la universidad. Según el CNC, unos 25.000 alumnos más empezaron estudios universitarios tras haber sido beneficiarios del programa.

La investigación también revela un impacto ambiental del programa. Las iniciativas de manejo de residuos electrónicos evitó la emisión al medioambiente de más de 14.000 toneladas de dióxido de carbono.

Computadores para Educar comenzó en el 2001 con una estrategia que invitaba a los colombianos a donar los equipos viejos o que ya no eran utilizados, pero en el 2012, con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, se cambió la estrategia y la Nación empezó a adquirir directamente esos dispositivos.

Estas fueron algunas de las conclusiones que se dieron a conocer el pasado martes, en el primer “examen” público del ministro de las TIC, David Luna, quien llegó a esa cartera hace menos de tres meses.

En la rendición de cuentas, que se llevó a cabo en el Instituto Universitario de Caldas, en Manizales, y que tuvo la presencia del presidente Santos, también se destacó el papel de la tecnología como una herramienta para mejorar las condiciones educativas en Colombia.

De acuerdo con el ministro Luna, en el 2010 el número de usuarios por cada computador era de 24 estudiantes y en la actualidad es de un equipo por cada nueve niños y jóvenes. La meta para el 2018, es decir para dentro de tres años, es que las instituciones educativas del país tengan un computador para cada dos alumnos.

De lograrse esta meta, Colombia se pondría cerca de los países que lideran el uso de tecnologías dentro de las aulas de clase en Latinoamérica.

De acuerdo con un reciente informe de la Universidad Internacional de Valencia, Uruguay aparece como el país con los mejores niveles de equipamiento, con un computador por cada alumno en educación primaria y secundaria.

Además, uno de los proyectos que se pondrá en marcha durante los próximos meses será el de vincular a tres millones de estudiantes de los grados décimo y once a prestar su servicio social obligatorio enseñando a su respectiva comunidad sobre las nuevas tecnologías.

Estos propósitos del Ministerio están soportados en buena parte en la entrega de tabletas y computadores, que se realiza mediante el programa Computadores para Educar.

Más recursos

Por lo que muestran las cifras, el Gobierno está más convencido que nunca de las bondades de dotar de tecnología a las instituciones educativas del país, o al menos así lo demuestra el presupuesto con el que cuenta el programa hasta 2018: más de 1,4 billones de pesos, el mayor desembolso de recursos otorgado a esta iniciativa desde su puesta en marcha.

Una de las estrategias usadas para que dichos recursos sean maximizados a la hora de adquirir los equipos es la apertura de subastas públicas. En una de las más recientes se logró la adquisición de 101.771 portátiles por un 46 por ciento menos frente a los precios del mercado.

Las instituciones educativas, casas de cultura y bibliotecas públicas que quieran hacer parte del programa y que tengan necesidades de penetración, reposición o densificación de equipos pueden registrar su solicitud a través de la línea gratuita nacional 018000-949596, informando el nombre de la sede, municipio y departamento al cual pertenece, con sus datos respectivos de contacto (dirección, teléfono y correo electrónico).

Los ‘peros’ que le han salido al programa

Si bien los beneficios del programa han sido ampliamente destacados por el Gobierno Nacional, Computadores para Educar no ha estado exento de críticas y denuncias relacionadas con el uso indebido de los equipos que se entregan a las instituciones educativas.

Así mismo se han hecho señalamientos en contra del Ministerio de las TIC, por la demora en la entrega de esos dispositivos.

Y aunque el programa entrega los equipos marcados con logos de los ministerios de las TIC y de Educación y con un sistema de bloqueo, para evitar el robo y comercialización, se han encontrado tabletas y computadores que fueron hurtados y han terminado en venta en páginas de internet.

Es más, a pesar de los requisitos de seguridad que se les exigen a las sedes educativas para guardar los dispositivos, se han presentado casos de hurto de esos equipos. Cabe recordar que los computadores y tabletas están amparados con pólizas contra robo y siniestros.

Paradójicamente, algunas de las “peleas” que han dado tanto Computadores para Educar como el Ministerio TIC han sido contra las alcaldías y las gobernaciones que no se han vinculado de forma activa a los programas de entrega de dispositivos. Por ejemplo, el programa de entrega de tabletas contempla una sistema de contrapartidas, es decir, por cada tableta entregada por un ente territorial, el Ministerio suministra un número determinado de estos equipos, dependiendo de la categoría del municipio.

En más de una ocasión, desde el Ministerio se ha hecho un llamado para que ciudades del tamaño de Bogotá firmen los acuerdos requeridos para que más instituciones educativas se puedan ver beneficiadas por el programa.

Reposición de equipos obsoletos, otro reto

Si bien el Gobierno aún tiene una larga tarea, si quiere cubrir las instituciones educativas del territorio nacional con computadores y tabletas, el recambio de los equipos que ya han sido entregados y que empiezan a ser obsoletos, aparece como uno de los nuevos retos a los que debe hacer frente la iniciativa Computadores para Educar.

“La reposición de equipos que realiza Computadores para Educar se ejecuta en las sedes educativas que fueron beneficiadas en el pasado, en razón a que los equipos cumplieron su ciclo de vida útil. El periodo de vida útil de los computadores es de tres años, aproximadamente. Por lo tanto, a partir del cuarto año se hace la reposición”, explicó el director ejecutivo del programa, Fernando Bedoya.

El ministro de las TIC, David Luna, reconoce la responsabilidad de la actualización de esos computadores y tabletas y asegura que su cartera ya viene trabajando en el tema.

Luna aseguró que durante el 2015 se llevará a cabo una nueva licitación para la compra de los equipos que deben empezar a ser reemplazados. El proceso de recambio se seguirá adelantando durante el 2016 con dos subastas adicionales.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir