Si recientemente usted ha notado que su teléfono inteligente trabaja más lento, consume más energía que de costumbre o tiene instaladas aplicaciones que nunca fueron autorizadas, su equipo podría estar infectado con algún tipo de software malicioso.

La popularidad que han adquirido los equipos móviles durante los últimos años ha llevado a que la atención de los cibercriminales se pose sobre este tipo de dispositivos, los cuales diariamente están siendo ‘bombardeados’ con miles de amenazas creadas específicamente para esta tecnología.

Cifras de la compañía de seguridad informática Kaspersky muestran que el número de amenazas cibernéticas contra dispositivos móviles había crecido más de siete veces desde 2012 hasta inicios de este año. Si bien el sistema operativo Android es el principal objetivo de los delincuentes, también hay ‘malware’ que se especializa en dispositivos móviles con iOS (para los dispositivos Apple).

El crecimiento en el número de amenazas para teléfonos inteligentes coincide con la masificación de la banca electrónica y el uso de dispositivos móviles y tecnologías inalámbricas para realizar pagos presenciales y en la web.

“El malware para móviles creció casi tres veces en el segundo trimestre de 2015, centrándose principalmente en las operaciones bancarias móviles de las personas”, revela Kaspersky en un reciente informe en el que además alerta que en la primera mitad del año hubo 5,9 millones de notificaciones acerca de intentos de infección por malware para robar dinero mediante acceso en línea a cuentas bancarias.

Las amenazas más frecuentes que enfrentan los dispositivos móviles son los Troyanos-SMS (que envían mensajes SMS a números Premium y que son cargados a la cuenta de la víctima), troyanos de publicidad no deseada y software que ofrecen acceso directo al dispositivo.

En los peores casos, las vulnerabilidades pueden derivar en secuestro de datos, robo de credenciales de cuentas de correo o redes sociales o fraudes financieros.

“Muchas personas asocian los ciberataques con sus computadores e ignoran las más básicas precauciones de seguridad en sus ‘smartphones’. En 2014 Symantec encontró que el 17 por ciento de todas las apps para Android (casi un millón) fue malware disfrazado. Adicionalmente, las apps grayware, que no son maliciosas por su diseño, pero que realizan acciones peligrosas de manera inadvertida, como rastrear el comportamiento del usuario, representaron el 36% de todas las apps móviles”, destaca un reciente informe de Symantec.

Algunas recomendaciones

Si bien las soluciones como antivirus especializados para móviles aparecen como las herramientas más recomendadas para hacer frente a las amenazas cibernéticas, existen prácticas básicas que los usuarios pueden seguir para mejorar el nivel de seguridad de sus dispositivos.

La prevención aparece como la primera herramienta de la que el usuario puede hacer uso. En las tiendas de aplicaciones, desconfíe de los servicios que solicitan demasiados permisos al momento de ser instalados y recuerde verificar que el desarrollador de la ‘app’ sea reconocido.

Si usted tiene cuentas de correo laboral en su teléfono móvil, no abra documentos adjuntos directamente en su dispositivo a menos que provengan de una fuente confiable. Procure usar las plataformas en la nube que ofrecen los servicios de correo para abrir estos contenidos.

Verifique qué opciones de seguridad ofrece su dispositivo móvil. Busque en las configuraciones las herramientas que ofrece el fabricante para verificar su identidad al momento de acceder al teléfono o encripte los datos que salen de su equipo si es posible.

No abra enlaces que reciba mediante servicios de mensajería(WhatsApp, Facebook Messenger y similares), si el contenido no parece del todo seguro. Incluso si recibe la información por parte de un contacto almacenado en su teléfono, verifique qué tipo de información le están enviando.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir