La firma francesa rescata la denominación Méhari para transformarla en e-MEHARI, acorde con los ‘movimientos’ del sector en este siglo XXI. Bajo la misma se esconde un vehículo a pilas, con 200 kilómetros de autonomía y el espíritu aventurero y playero del modelo original. Sale a la venta en primavera, por el momento, sólo en Francia.

Que Citroën tenía la idea de reeditar al clásico Méhari era un hecho evidente, no sólo por el prototipo Cactus M que la marca presentó en septiembre durante el Salón de Frankfurt, sino porque el propio C4 Cactus se prestaba a ello desde que lo conocimos. No, nos hemos equivocado porque el resultado está ante ti. Creado en colaboración con el grupo Bolloré, un especialista en este campo, el nuevo Méhari, conocido como e-MEHARI por ser eléctrico, mide 3,81 metros de largo, 1,87 metros de ancho y 1,65 metros de alto, cifras que lo asemejan en cierta medida a un utilitario estándar como el Citroën C3.

Y, aunque su estética recuerda a la del citado C4 Cactus, no hay ni rastro de éste por ninguna parte, salvo por la semejanza estética del frontal, con las luces diurnas de led presidiendo el frontal del vehículo. Es decir: el chasis es específico del e-MEHARI y desaparecen, por ejemplo, las protecciones laterales conocidas como airbumps. Por no hablar de que la carrocería tiene dos arcos fijos para dar rigidez y proteger a los ocupantes en caso de vuelco, además de dos únicas puertas para acceder al habitáculo. En lo que respecta al techo es de tela y se elige entre dos colores –negro y rojo anaranjado– mientras que, para el exterior del vehículo, la paleta de tonos se amplía hasta las cuatro opciones –azul, naranja, amarillo y beige–. Como cabría esperar, la altura al suelo es ligeramente superior a la del C4 Cactus para permitir abandonar el asfalto.

La marca anuncia que, con las baterías totalmente cargadas, este buggy tiene una autonomía de 200 kilómetros en ciclo urbano (las frenadas y la capacidad regenerativa influyen notablemente) y de 100 kilómetros si se conduce exclusivamente por carretera. La velocidad punta que consigue el motor de 67 caballos es de 110 kilómetros/hora y en lo que respecta a la carga, ésta se completa en ocho horas en una toma de 16 amperios y en 13 horas si la conexión es de 10 amperios de intensidad. La pila es de polímeros de litio, con una capacidad de 30 kWh.

El Citroën e-MEHARI se fabricará en la planta que PSA tiene en la localidad francesa de Rennes y se comercializará desde esta primavera en el país vecino. Aún se desconocen precios y la posibilidad de que llegue a otros mercados, como el español.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir