Con el fin de suministrar a los oncólogos una forma de detectar una única molécula de una enzima producida por las células del cáncer, los físicos e ingenieros de la Universidad Case Western Reserve han desarrollado un sensor óptico que es 1 millón de veces más sensible que el actual sensor más avanzado, capaz de identificar una sola molécula ligera en una solución altamente diluida.

Gracias al nuevo biosensor, los oncólogos podrán detectar fácilmente una sola molécula de una enzima generada por las células cancerígenas. Esta detección permitiría a los médicos diagnosticar a los pacientes con determinados cánceres mucho antes de lo que es actualmente posible, así como monitorizar su tratamiento, la resistencia y mucho más.

“El pronóstico de muchos cánceres depende de la etapa del cáncer en el momento del diagnóstico”, declaró Giuseppe Strangi, profesor de física en Case Western Reserve y líder de la investigación.

“Muy temprano, la mayoría de las células tumorales que circulan en la sangre tienen proteínas de poco peso molecular, de menos de 500 dáltones”, explicó Strangi. “Estas proteínas son demasiado pequeñas y poco concentradas para ser detectadas con los actuales métodos, dando muchas veces falsos negativos”.

Gracias a la nueva plataforma, los científicos fueron capaces de identificar ahora proteínas de 244 dáltones, lo que permitirá a los médicos detectar los tumores mucho antes, e incluso aseguran que también podría servir para la detección y monitorización de otras enfermedades.

En algunos casos, la detección temprana del cáncer es muy importante para garantizar mayores tasas de supervivencia a los pacientes, como por ejemplo en pacientes con cáncer colorrectal o cáncer pancreático.

“Para algunos cánceres, como el colorrectal o el pancreático, la detección temprana es esencial. La detección de alta sensibilidad de estas proteínas específicas del cáncer deberían permitir la detección de los tumores cuando la enfermedad se encuentra en una etapa temprana”, afirmó Sharifi.

La nueva investigación fue publicada en la revista científica Nature Materials.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir