Entre las décadas de los 80 y 90 del pasado siglo XX la cinematografía, especialmente la que se decantaba por temáticas de la ciencia ficción, representaban el mundo del futuro, pensándose en el presente milenio y el próximo; repleto de hibridaciones humanas, compuestas de materiales tecnológicos, sin ser completamente robots. Quizá el ejemplo más emblemático que podamos dar, y que tal vez mucho de los lectores recordarán, es el de Robocop.

Sin embargo, gracias a la cibernética estos casos ya no son simple delirio de una imaginación creativa de algún escritor o director de cine; pues, aunque no aparezcan en redes sociales con miles de seguidores, hay un puñado de casos que son ejemplo de cómo la tecnología ha ayudado remplazando partes del cuerpo humano para funcionar mejor. A continuación algunos de los casos más sonados.

Oscar Pistorius

Es uno de los deportistas más conocidos en el mundo del atletismo de alto impacto. A Pistorius le fueron amputadas sus dos piernas. Parecía que quedaron borrados de una vez y para siempre sus aspiraciones deportivas; sin embargo, muy al contrario, la fabricación de 2 piernas hechas de fibra de carbono le dieron un nuevo aliento, consiguiendo competir nuevamente en el campo del atletismo.

Oscar Pistorius

Rob Spencer

Rob SpencerEste conocido cineasta canadiense sufrió cuando chico un accidente que le hizo perder el ojo derecho. No obstante, gracias a los avances de la tecnología, fue posible reemplazarlo por una video cámara muy pequeña colocada en una de sus cuencas, pudiendo de esta manera grabar lo que ve. Es decir, hacer cine, de alguna manera.

Nadya Vessey

Una nadadora muy especial, con mucho talento. Gracias a la invención tecnológica se convirtió en una suerte de sirenita. Pues, a través de una empresa Neozelandeza, pudo fabricarse una prótesis muy particular en forma de cola que hacía las veces de sus piernas amputadas.

Nadya Vessey

Neil Harbisson

Es un pintor de abstraccionismo expresivo a lo Pullok, que padecía irónicamente de una extraño mal que lo hacía ciego ante los colores, llamado acromatopsia, y que desapareció luego de instalarse en su cerebro un sistema cibernético que finge de traductor de colores, usando sonidos.

Neil Harbisson

Jerry Jalava

Es un entusiasta de la tecnología, pues como desarrollador ha obtenido una particular satisfacción. Y es que a Jalava también le gustan las motos; no obstante, había perdido en un accidente motociclístico una de sus falanges, que terminó por remplazar por un pendrive; o sea, ahora es un programador con dedo-pendrive, literalmente hablando.

Jerry Jalava

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir