Su corte europeizado se logró gracias a que fue concebido y diseñado en la sede que posee la marca en Turín (Italia). Cuesta 39 millones de pesos.

Acostumbrados como nos tienen las diferentes marcas chinas a rodar por fuera de sus fronteras con pequeñas ‘vanes’ que promocionan como vehículos familiares o de carga, resulta un acontecimiento la presentación de una camioneta de similares características, pero mediana, bonita y armada con un interior generoso que sirvió hasta para batir un récord Guinness.

Changan EuLove 02
CHANGAN EULOVE

Efectivamente, para su lanzamiento los representantes de Changan en el país les pidieron a 36 mujeres jóvenes ¡y muy elásticas! que se ‘embutieran’, literalmente, en la cabina de este nuevo familiar, bautizado Eu Love, y demostraran que, realmente, estábamos ante un vehículo de medidas suficientes para mover al clan familiar.

Esta hazaña no será repetida jamás por sus potenciales usuarios, pero sí sirvió para hacer énfasis en que sus 3.800 milímetros de largo, 1.700 de ancho, 1.680 de altura y 2.505 milímetros de distancia entre ejes le permiten ser lo suficientemente grande como para albergar cómodamente a cinco pasajeros o, llegado el caso, transportar cargas voluminosas en el baúl con capacidad de 2.170 litros, que logra con los asientos traseros plegados.
Changan EuLove 05
CHANGAN EULOVE

El equipamiento interior incluye ventanas eléctricas, aire acondicionado, computador de a bordo, bloqueo central, radio CD con USB y cuatro parlantes y espejos eléctricos con direccionales. Y para un rodaje seguro contempla lo mínimo: dos airbags, frenos ABS con distribución de frenado EBD, anclaje Isofix para sillas de bebé y sensor de reversa.

Una ventaja para destacar es la apertura de su portón trasero, que por su gran tamaño (abre desde el filo del techo hasta el parachoques) permite introducir y sacar con facilidad objetos del baúl, además de las puertas traseras, también generosas, las cuales facilitan la maniobra de entrada y salida de los pasajeros.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir