De pantalla esférica, sin Android Wear como sistema operativo y con un original sistema mecánico para manejar sus funciones. Así podría ser el próximo reloj inteligente de Samsung, el Gear A, que podría recalar en el mercado al mismo tiempo que el «phablet» Galaxy Note 5, cuya presentación se ha estado especulando para principios de agosto, aunque otras fuentes apuntan a que será durante la feria IFA Berlín (en septiembre) cuando se conozca oficialmente.

Según ha desvelado el medio especializado «SamMobile», la firma surcoreana ultima los detalles sobre el posible lanzamiento de la nueva generación de «smartwatch», cuya caracerística más distintiva será su pantalla circular. Las filtraciones apuntan a que el dispositivo demuñeca rodará bajo Tizen, en una decisión que le permite alejarse de una de las tendencias del mercado que sugería a la plataforma ideada por Google como el caballo de batalla de este tipo de aparatos.

En su interior se instalará un procesador Exynos de doble núcleo a una frecuencia de 1.2 GHz con 768 MB de memoria RAM, unos guarismos que superarían ligeramente al modelo más avanzado de la marca, el Gear S, que permite incluso realizar llamadas telefónicas gracias a una tarjeta SIM.

Otra de las especificaciones filtradas sostienen que contará con 4 GB de memoria interna y una batería de 250 mAh, esto último un dato algo escaso a tenor de otros modelos existentes en el mercado. su pantalla, táctil, será tecnología SuperAMOLED con resolución de 360 x 360 píxeles. Entre otras funciones básicas destacará la presencia de sistemas GPS, sensor de ritmo cardiaco y conectividad Wifi, con soporte para Wi-Fi Direct.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir