Es una aplicación gratuita disponible para celulares Android y iOS. 

¿Qué pensaría si le dijeran que existe una red social que le puede ayudar a superar la pérdida de un familiar o un amigo? Esta es la propuesta de Alife, una aplicación gratuita disponible para celulares Android y iOS que busca no solo rendirle un homenaje a un ser querido que ya falleció sino también lograr avances en el proceso de duelo.

La propuesta es sencilla: se crea el perfil de su familiar que funciona como una línea del tiempo en donde los usuarios conectados pueden compartir fotos, videos, notas, citas o enlaces y se va formando una especie de cascada de recuerdos que retrata el recorrido por la vida de la persona.

¿Cuál es el objetivo? “Una persona se siente bien cuando se encuentra con un amigo o un familiar y comparte anécdotas de un ser querido que hemos perdido. Es una forma de llenar ese vacío y te ayuda a aceptar la pérdida”, explica a EL TIEMPO Jordi Martínez, uno de los fundadores de esta idea creada en España.

Alife ya cuenta con 40.000 usuarios en tres meses de existencia y, según sus creadores, casi la mitad se ha unido en el último mes. “En Sudamérica tenemos el 75 por ciento de los usuarios, el resto son de España y Norteamérica. Creemos que se debe a que en América Latina hay más cultura de recordar a los muertos, quizás en la zona de Europa lo vivimos diferente, está todo más oculto y hay un poco más de tabú”, asegura Martínez.

Filiberto Mendiola, en México, aceptó la propuesta y abrió el perfil de su hijo, un joven de 29 años, con su mismo nombre, que falleció sorpresivamente el 2 de junio de 2015 de un infarto. “Todos los días subo material porque quiero seguir manteniendo vivo el recuerdo de mi hijo. Siento que mi pena se ha disminuido agradablemente, sin dejar de extrañarlo, pero ya no está aquella angustia del principio”, cuenta Mendiola, quien además asegura que, gracias a la aplicación, se ha encontrado con gratas sorpresas sobre la vida de su hijo.

“No puedes imaginar tanta gente que tiene material de tu familiar. Estás como abriendo su diario o su baúl y entonces te encuentras con una foto o un video que un amigo pone y que jamás habías visto. Lo bonito de la aplicación es que te permite vivir momentos que te imaginas que existieron pero que no habías visto con el lujo de detalle como te lo pueden presentar ahí”, agrega.

La línea de ‘Fili’, como le decían cariñosamente, ya cuenta con más de 450 seguidores que pueden ver los recuerdos de su experiencia como dj, modelo, estudiante, viajero, amigo y profesional. El joven siempre fue considerado como un ejemplo a seguir por su familia al graduarse con las mejores calificaciones en su carrera de licenciado en comercio internacional, a pesar de alternar sus estudios con un trabajo como dj.

Alife tiene entre sus objetivos dar a conocer más historias de aquellos que ya no están en vida pero que pueden seguir siendo una inspiración para muchos. “Parece que cuando morimos a los dos meses no hemos existido y queda como un vació. Hay muchas historias preciosas que Alife va a permitir darlas a conocer, afirma Martínez.

A futuro esperan que este proyecto, que es financiado con el aporte de 780 pequeños inversores, incluya una actualización en la que los usuarios puedan abrir su propio perfil en vida para empezar a adjuntar contenidos y además dejen establecido qué va a pasar con sus otras redes en caso de fallecimiento.

En la actualidad, también están impulsando un movimiento en redes sociales con la etiqueta #1MMemories en el que invitan a compartir en las redes recuerdos con aquellos seres queridos que ya partieron. La meta es llegar al millón de recuerdos e imprimirlos en un libro que será presentado al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para pedirle que declare el Día Nacional de Concienciación del Duelo.

Ya hay cerca de 20.000 contenidos en las redes pero el llamado a dejar de lado los prejuicios sobre la muerte continúa. Martínez insiste que “al compartir un recuerdo bonito de alguien que ya no está, lo único que se recibe a cambio son buenas palabras, buenos gestos, buenos sentimientos y eso es lo que definitivamente ayuda en el proceso de duelo”.

¿Qué hacen las redes sociales con los perfiles de personas que ya fallecieron?

Cada vez es más evidente el crecimiento de las redes sociales. Tan solo Twitter alcanza más de 316 millones de usuarios mensuales, según datos suministrados por esta red social. Pero, ¿qué pasa con los perfiles de personas que ya fallecieron?

Facebook da la opción de convertir la cuenta en conmemorativa o eliminarla de manera permanente. En el primer caso, un familiar debe enviar una solicitud, contestar un formulario y adjuntar el certificado de fallecimiento. Una vez sea aprobado, aparecerá la frase ‘En memoria de’ junto al nombre de la persona en su perfil. Los amigos pueden seguir compartiendo recuerdos en la biografía conmemorativa y todo el contenido continuará visible.

En el segundo caso, los familiares directos verificados pueden solicitar la eliminación de un perfil. Sin embargo, el usuario también tiene la posibilidad de dejar establecido que su cuenta sea eliminada en caso de fallecimiento. Para ello, se acude a la opción de ‘Seguridad’ para seleccionar un ‘Contacto de legado’ que tendrá la autorización para ocuparse de esta red.

Twitter igualmente habilita un formulario para solicitar la cancelación de una cuenta. Así mismo exige información sobre el fallecido como una copia de su DNI o del certificado de defunción. Además los usuarios pueden pedir que se eliminen imágenes o vídeos de personas fallecidas, “desde el momento en que se produce el incidente hasta los momentos previos o posteriores al fallecimiento”.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir