Los cientos de miles de turistas que cada año visitan el monte Fuji, en Japón, podrán a partir de este viernes disfrutar de un servicio gratuito de conexión wifi en su ascenso a la cima, a 3.776 metros de altura.

El gobierno de Japón quiere facilitar así la conexión a internet en este lugar remoto, con la que los visitantes podrán hacerse selfies para colgar en Facebook o Instagram pero también hacer llamadas de emergencia o recibir alertas meteorológicas.

nullEn los días claros el Monte Fuji se puede ver desde Tokio.

La conexión estará disponible en “hotspots” distribuidos por la ruta de ascenso y descenso y será gratuita durante las 72 horas siguientes a la primera conexión.

Japón ha estado incrementando la cantidad de zonas públicas de Wifi como parte de su preparación para albergar en Tokio los Juegos Olímpicos de 2020.

El Monte Fuji se une así a la lista de lugares remotos y extraños del planeta (y alrededores) donde ya es posible conectarse a internet, como estos:

1. En el Everest

nullEl último campamento base en el Everest está a unos 5300 metros de altura.

Aquí está probablemente la zona Wifi más alta del mundo. Funciona desde 2010 y está situada en el último campamento base antes del ascenso final al Everest, que es más que el doble de alto que el Monte Fuji, con 8.848 metros.

En 2010 la empresa nepalesa de telecomunicaciones Ncell instaló el primer servicio en 3G distribuido en varias zonas de wifi durante la ruta de ascenso, la última en el campamento base que está a unos 5.300 metros de altura.

Y en 2013 las compañías Huawei y China Mobile ofrecieron una conexión de alta velocidad en 4G.

2. En el espacio

nullLos astronautas de la EEI tienen conexión a internet como si tuvieran una zona Wifi.

Pero la conexión a internet a mayor distancia del suelo está en la Estación Espacial Internacional.

Los tripulantes no utilizan Wifi propiamente sino que se conectan remotamente a una computadora en la Tierra que pueden controlar desde el espacio.

Así es como twitean y cuelgan fotos en las redes sociales, además de todo lo demás que fueron a hacer al espacio.

3. En el Polo Norte

Es uno de los lugares más fríos de la Tierra pero cuenta con una zona wifi desde 2005.

La instaló Intel en el campamento de Barneo, que está sobre un casquete de hielo situado aproximadamente a unos 80 kilómetros del Polo Norte real, aunque su ubicación exacta varía según el movimiento del hielo.

Este campamento es un conjunto de tiendas de campaña que funciona cuando las condiciones del hielo son favorables, normalmente en el mes de abril.

nullEl campamento de Borneo en el Polo Norte se instaló por primera vez en 2002.

Se instaló por primera vez en 2002 y está financiada por la Sociedad Geográfica Rusay.

La zona Wifi utiliza el equipo Centrino de Intel, que según la compañía puede funcionar en circunstancias extremas.

Y además en estos sitios curiosos, aunque no tan remotos

En algunos cementerios, como el de Oak Grove en Paduch, Kentucky, Estados Unidos, fundado en 1847.

¿Y para qué se necesita Wifi en un cementerio? se preguntarán algunos.

En este acaso es para ayudar a los visitantes con información sobre genealogía. Además, algunas empresas han empezado a pegar códigos QR en las lápidas de sus clientes para que los visitantes puedan escanearlos y acceder a información sobre quién está enterrado allí.

Además de cada vez en más playas y parques, el Wifi también es popular en muchos servicios de autobús y trenes. Como en el Eurostar, incluso mientras pasa por el túnel que conecta a Reino Unido con Francia.

Y aunque todavía no está permitido en los aviones, Virgin Atlantic, que planea llevar turistas al espacio, promete que habrá Wifi en sus naves espaciales del futuro.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir