Karl Benz ya tenía varias invenciones a su nombre, entre ellas la patente del motor de gasolina de dos tiempos, cuando el 29 de enero de 1886 introdujo el papeleo para patentar su más reciente invento: el automóvil. Benz había inventado un vehículo propulsado por un motor de combustión interna y no un mero carruaje adaptado para sustituir a los caballos con un motor. La innovación del concepto fue lo que convenció a las autoridades alemanas a concederle a Benz la patente del motorwagen o ‘vehículo a motor’ convirtiendo oficialmente a Karl Benz en el padre del automóvil.

130 años del automóvil, la invención que le cambió la cara a la historia 1

En aquel momento el automóvil fue recibido como un juguete para gente rica y sobre todo aventurera, dispuestas a cambiar la confiabilidad de la propulsión a caballo por los ruidosos, hediondos e inciertos golpes de leva de rudimentarios motores de combustión interna para ganarse el título de pioneros. En el ocaso del siglo XIX, cuando las rutas eran un mal necesario que padecían las pocas personas que tenían la fortuna de poder viajar, nadie romantizaba la libertad de vías infinitas, las cuales por cierto aún no existían.

130 años del automóvil, la invención que le cambió la cara a la historia 2

Con semejante panorama es natural que el automóvil no se convirtiese en un éxito comercial instantáneo. Sin embargo, una de las grandes creyentes en el invento de Benz, su esposa Bertha, quien además de musa y madre de sus hijos era su socia comercial, decidió no quedarse de brazos cruzados. En Agosto de 1988 Bertha tomo el auto número 3 y sin conocimiento del inventor se fue con sus dos hijos mayores a visitar a su madre en la ciudad de Pforzheim, a 66 millas de Mannheim donde vivían los Benz. Esta aventura, que fue el primer viaje largo en automóvil de la historia, concluyó exitosamente dándole gran una fama al invento que ya era conocido como el Benz Patent Motorwagen o Carro Motorizado Patentado Benz.

130 años del automóvil, la invención que le cambió la cara a la historia 3

Benz & Cie, la compañía constituida por Karl y Bertha, construyó un gran total de 25 ejemplares del Patent Motorwagen a un precio de $1,000 por unidad ($26,000 en dinero de hoy en día). Las ventas del vehículo proveyeron los fondos necesarios para continuar con el desarrollo de tecnologías y nuevos productos. Benz, cuyos automóviles eran considerados entre los mejores y más exclusivos del mundo, obtuvo patentes por mejoras importantes como las bujías, el radiador y el acelerador, que aún se utilizan y que posibilitaron la utilización del automóvil como la conocemos hoy en día.

130 años del automóvil, la invención que le cambió la cara a la historia 4

Ante el panorama de devastación económica absoluta que presentaba Alemania después de la Primera Guerra Mundial, Benz & Cie fusionó sus operaciones con la también alemana Daimler en Junio de 1926, formando a Daimler-Benz AG, conocida hoy simplemente como Daimler AG. La nueva compañía rebautizó sus productos con la marca Mercedes-Benz, la que hoy es uno de los nombres más importantes en el mundo del automóvil.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir